Hacerse el chiquito

Las duras condiciones de vida que le imponía la naturaleza y las tareas que debía desarrollar el gaucho, lo ponían frente a dos caminos, uno de los cuales debía tomar si quería sobrevivir: el que lo instalaba como hombre guapo, fuerte y sin miedos entre sus semejantes y el que le aconsejaba tratar de pasar desapercibido, eludiendo trabajos riesgosos y enfrentamientos personales. A este último camino se lo conocía como “hacerse el chiquito”. Un modismo que no debe ser confundido con cobardía: más bien puede relacionarse con la típiva “viveza criolla”, porque quien se hacía el chiquito, quizás adoptaba esa actitud momentáneamente, para mostrarse de inmediato y sorpresivamente, en la plenitud de sus aptitudes para enfrentar y superar a aquellos hombres o circunstancias, ante los cuales se había achicado.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.