GOLPE DE MANO EN LA COSTA DEL PARANÁ (24/3/1813)

GOLPE DE MANO EN LA COSTA DEL PARANÁ. Las autoridades españolas que aún mantenían el control en la Banda Oriental, intentaban por todos los medios minar la moral y frenar los deseos de independencia de las poblaciones que se habían rebelado el 25 de mayo de 1810 y con tal intención, periódicamente partían desde Montevideo, expediciones que remontaban los ríos Paraná y Uruguay, apresando los pequeños buques que hacían el comercio de cabotaje molestando a las poblaciones de la costa y arrebatando rebaños y otros elementos de subsistencia. Una de estas expediciones, compuesta de los buques “Victoria Constante” y “Carumbé”, armado cada uno de ellos, con tres cañones y veinticinco hombres de tripulación, el 24 de marzo de 1813 llegó al Arroyo de la China (hoy Concepción del Uruguay en territorio entrerriano). El capitán, RICARDO LÓPEZ JORDÁN, entrerriano, y el teniente MIGUEL ESCOBAR, correntino, concibieron el proyecto de apoderarse de las dos naves. Para cumplir con su cometido, reunieron un grupo de paisanos de valor probado y al anochecer de aquel día asaltaron a las dos embarcaciones, apoderándose de ellas, así como de su armamento y tripulaciones. Estos valientes oficiales, que sirvieron con decisión y entusiasmo probado a la patria en las primeras campañas de la Revolución, esterilizaron, como tantos otros, sus brillantes cualidades en los odios y atropellos de las luchas civiles. Ricardo López Jordán, llegó a coronel, siguiendo el partido de su hermanastro el general RAMÍREZ; quien lo nombró gobernador delegado de Entre Ríos, al emprender la campaña que terminó con su muerte. Poco después López Jordán fue batido por HEREÑÚ en el Arroyo Gená, viéndose obligado a refugiarse en la Banda Oriental. Por medio de la fuerza unas veces, y por delegación otras, ocupó seis veces, pero siempre por brevísimo tiempo, la gobernación de Entre Ríos. Miguel Escobar militó con Artigas y con fuerzas que habían sido del jefe de los orientales. Hizo una revolución que derrocó al gobernador de Corrientes, el Teniente Coronel José Silva y puso en su lugar a rancisco de Paula Araujo, que gobernó un año, viéndose obligado a renunciar por la defección del comandante de Curuzú Cuatiá, que derrotó a Escobar y a sus hermanos, obligándoles a internarse en el Estado Oriental. Envueltos en la maraña de revoluciones y luchas que asolaron su provincia nativa, él y sus hermanos, JOSÉ, LUIS y DOMINGO, fueron hechos prisioneros y condenados a muerte por el gobernador de Corrientes, JUAN B. MÉNDEZ, contra el cual se habían sublevado.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.