FONDAS Y HOTELES DE BUENOS AIRES (1820)

FONDAS Y HOTELES DE BUENOS AIRES. La célebre fonda de Los Tres Reyes estaba instalada en la calle del Santo Cristo (hoy 25 de Mayo). En ella ocurrió un risueño episodio en la noche misma de la entrada de los in­gleses en Buenos Aires en 1806. El oficial ALEJANDRO GILLESPIE con cinco o seis compañeros de armas estaba comiendo en ese local acompañado en la misma mesa por algunos oficiales españoles y criollos y un señor Barreda que les servía de intérprete. Se encontraban saboreando un plato de tocino y huevos cuando advirtió que la hija del posadero, una hermosa joven que les estaba sirviendo, tenía un hondo ceño en su rostro. Gillespie, intrigado, le pidió hiciera confesión franca de su disgusto. La joven se volvió a sus compatriotas y les dijo: “Caballeros, desearía que nos hubiesen informado de sus cobardes intenciones de entregar a Buenos Aires, pues, por mi vida, que las mujeres, de haberlo sabido, habríamos sabido rechazar a pedradas a los ingleses.”. Hacia 1820 había en Buenos Aires dos hoteles ingleses: el de “Faunch” y el de “Keen”, uno norteamericano que regenteaba la respetable Mrs. THORN, el “Hotel Comercial”, situado en la playa cerca del Fuerte, administrado por un español y en años posteriores el “Hotel Smith” y el “Hotel de París”. Además de los mencionados había muchas otras posadas y hosterías de todas clases, adecuadas a los bolsillos de los pobres, decía J. A. BEAUMONT en 1826. El hotel de Faunch era evidentemente el único lugar donde una persona de categoría tomaba alojamiento. Construido por un inglés llamado THWAITES a un considerable costo. Poseía todos los servicios corrientes de un hotel inglés de segunda clase. Ubicado en la esquina de La Plata (hoy Rivadavia) y Santo Cristo (hoy 25 de Mayo), pasó hacía 1825 a la calle de la Catedral (hoy San Martín) N° 36. Era atendido entonces por James Faunch y su esposa María Faunch. Este señor murió en 1828 y su esposa lo vendió en 1833 a un tal Mr. BEECH. El local poseía un vasto salón donde se realizaban conciertos.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.