FEDERALES “MODERADOS”, “NETOS”, “CISMÁTICOS”, “LOMOS NEGROS”, y “APOSTÓLICOS” (17/12/1832)

En mayo de 1832, el Gobernador de Buenos Aires, Juan Manuel de Rosas, al parecer disgustado por la posición expresada por algunos de sus partidarios, que se oponían a que se le concedieran los poderes extraordinarios que había exigido para continuar en el gobierno,  no aceptó ser reelegido y se dirigió al sur, empeñado en la Campaña al Desierto que iba a comandar Facundo Quiroga. Ante esta situación, el 17 de diciembre  de 1832, la Legislatura de Buenos Aires eligió para reemplazarlo al general Juan Ramón Balcarce, pero éste se mostró poco dispuesto a aceptar las directivas que los rosistas, aún enquistados en el poder, querían imponerle y esto aumentó aún más el disenso existente entre los federales, enfrentados por la cuestión de los poderes dictatoriales que le habían sido otorgados a Rosas en 1829. El problema había dividido al partido federal, pues un grupo minoritario, de tendencia moderada, más tarde apodada “lomos negros”, se resistía a que se le concedieran otra vez “facultades extraordinarias” a Rosas, para que se hiciera cargo nuevamente del gobierno de la provincia de Buenos Aires.

A fines de abril de 1833, con motivo del llamado a elecciones para elegir disputados, surgieron dos listas: la propiciada por los “cismáticos” (también llamados “lomos negros”), que eran los federales moderados liderados por Balcarce y los “federales netos”, (también conocidos como “los apostólicos”), que eran los más duros y fieles seguidores de Rosas. El triunfo correspondió a los primeros, lo que originó una gran tensión política y la renuncia de algunos diputados federales netos, por lo que a mediados de junio, se realizó un nuevo comicio, a fin de llenar las vacantes producidas, pero otra vez, a causa de los tumultos que se produjeron, el gobierno lo suspendió, cuando los “apostólicos” llevaban ventaja.

Rosas se hallaba en plena “Campaña al Desierto” y era su esposa Encarnación la encargada de manejar los asuntos políticos de su marido y en eso estaba, cuando se produjo “la Revolución de los Restauradores”, obligando a que el 3 de noviembre, la Legislatura dispusiera el relevo del general Balcarce, nombrando en su reemplazo al general Juan José Viamonte (ver “La revolución de los Restauradores” en Crónicas)..

Viamonte ocupó interinamente el gobierno de la provincia de Buenos Aires, el 4 de noviembre de 1833 y no tardó en quedar sometido al control de los rosistas, quienes censuraron su actuación y se aprestaron a la lucha por el poder. Estos “federales netos”, organizados en pandillas, atemorizaban a los pobladores de Buenos Aires y descargaban sus armas de fuego contra las viviendas de los “cismáticos”, muchos de los cuales, decidieron emigar, mayoritariamente hacia la Banda Oriental. A fines de 1883, bajo la inspiración de Encarnación Ezcurra (la esposa de Rosas), con el objeto de organizar los actos de adhesión a Rosas y disuadir cualquier tipo de disenso, fue creada la “Sociedad Popular Restauradora” (conocida como “la mazorca”, porque ésta era su símbolo, ya que el marlo y sus granos, significaban la unión de sus integrantes). Al principio, la integraron hombres pertenecientes a distintas clases sociales, algunos hasta miembros de distinguidas familias porteñas, pero luego se transformó en una organización terrorista y represiva, cuando empezaron a incorporarse a sus filas, individuos pendencieros y fanáticos.

Cuando Rosas regresó a Buenos Aires, luego de concluída su Campaña al Desierto, habiendo renunciado Viamonte al Gobierno de Buenos Aires, expresando su impotencia para gobernar, en medio de una irresistible presión restauradora (pro rosista), el 27 de junio de 1834, la Legislatura porteña nuevamente nombró gobernador a Rosas, pero éste otra vez rechazó la designación. Finalmente, tras un paso fugaz de Tomás Manuel de Anchorena de Nicolás Anchorena y de Manuel Vicente Maza por el gobierno, Rosas aceptó hacerse cargo, si se le reponían las facultades extraordinarias que siempre había impuesto para asumir como Gobernador de la provincia de Buenos Aires y habiéndosele aceptado las condiciones impuestas, el 13 de abril de 1835, asumió por segunda vez el cargo.

3 Comentarios

  1. Ramón

    Excelente …”Quiero mas de esto”.

    Responder
  2. Guido

    Gracias

    Responder
  3. daiana

    gracias,muy buen texto. Me ayudo bastante.

    Responder

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.