FÁBRICA ARGENTINA DE ALPARGATAS (1883)

El caso de las alpargatas argentinas, es sumamente ilustrativo, acerca de la capacidad de adaptación a diferentes circunstancias, el espíritu innovador y el tezón, que caracteriza (o que caracterizaba al empresariado argentino) y es una muestra fiel de los avatares políticos y económicos sufridos por las empresas radicadas en la República Argentina en el último siglo y medio. La “Fábrica Argentina de Alpargatas”, inició sus actividades durante la época en la que la política inmigratoria que se estimulaba desde el gobierno nacional, abrió las puertas de la República Argentina, a tantos inmigrantes que llegaron en busca de un mejor horizonte para su futuro y el de sus familias.

Todo comenzó cuando en 1880, JUAN ETCHEGARAY un ciudadano argentino, de origen vasco radicado en Buenos Aires, heredó una empresa dedicada a la fabricación manual de un calzado de lona con suela de yute,  que había sido pionera en esa actividad  y que era muy popular en esa época, pero cuyo éxito, no alcanzaba para mantenerla en pie.

Decidido a cambiar el rumbo de la claudicante empresa familiar, ETCHEGARAY se propuso fabricar en gran escala ese mismo calzado de lona con suela de yute, pero reconociendo la imposibilidad de conseguir en el país, la maquinaria, el equipo y la tela que le eran necesarias para ello, se asoció  con  ROBERTO FRASER, uno de los integrantes de la empresa “Douglas Fraser & Sons”, que fabricaba maquinaria textil para trabajar con yute, lino y cáñamo en Inglaterra y le encargó le diseñara una línea de producción para fabricar alpargatas, ese calzado popular que había sido casi un estandarte familiar y la confección de la tela que le era necesaria para ello, explicándole cuidadosamente las características del producto. La firma inglesa tardó tres años en desarrollar la tecnología adecuada para producir la lona y la maquinaria que le pedía este argentino y en 1883, pudo ofrecerle a ETCHEGARAY, el desarrollo del producto que él quería. De inmediato, luego de fabricar en el país las máquinas que le fueran diseñadas,. se comenzaron a fabricar  alpargatas logrando una producción de gran volumen, cosa que hasta ese momento, sólo podían hacer las grandes empresas de España e Inglaterra con gran diversidad de productos..

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.