Estribar entre los dedos

Los estribos que se usaban antiguamente eran muy diferentes a los que se usan hoy. Eran una simple tira de cuero que terminaba en un botón, liso o trenzado, un hueso o un simple pedazo de madera atravesado. Esta tira de cuero era tomada entre el dedo gordo del pie y el anterior, de manera que el botón o lo que fuera que se había colocado, servía de apoyo al jinete. A fuerza de estribar de esa forma, los hombres que andaban mucho a caballo, tenían los dedos de sus pies completamente deformados, como deja constancia JOSÉ HERNÁNDEZ en su obra “Martín Fierro”, diciendo en uno de sus versos: “Con las patas como toro, de estribar entre los dedos”.

3 Comentarios

  1. Luciano

    Patas como LORO…

    Responder
    1. Horacio (Publicaciones Autor)

      Tiene usted razón. Así se llamaba a la deformación que se les producía en los pies a quienes estribabab así. Les quedaban separados el dedodo gordo y el vecino, tal como lo tienen los loros. Sentimos una gran satisfacción cuando recibimos comentarios como el suyo, porque eso demuestra el interés que por nuestra Historia, deseamos estimular. Gracias.

      Responder
    2. Juan Manuel

      Agrego el verso en que Fierro se refiere a su Tutor:

      Viejo lleno de camándulas,
      Con un empaque a lo toro,
      Andaba siempre en un moro
      Metido no sé en qué enriedos,
      Con las patas como loro
      De estribar entre los dedos.

      Yo tampoco sabia lo que era estribar entre los dedos hasta recién. ¡Gracias!

      Responder

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.