ESCUELA NORMAL DE PROFESORES «MARIANO ACOSTA» (20/05/1873)

Dos años después de la instalación de la Escuela Normal de Paraná, el gobernador de la Provincia de Buenos Aires, Doctor MARIANO ACOSTA, propuso la fundación en la capital de la Provincia, de dos escuelas similares a aquélla, una de varones y otra de mujeres. Los acontecimientos políticos de la época demoraron la sanción de la ley pertinente, hasta fines de 1873, y recién el 16 de junio siguiente se expidió el decreto por el cual se creaba la “Escuela Normal de varones «, con el objeto de formar maestros competentes para las escuelas comunes», nombrándose director a ADOLFO VAN GELDEREN, educador holandés de vasta trayectoria, nacido en Rotterdam en 1833 y que llegado al país en 1856 había sido rector del Colegio de Paraná. Por otro decreto semejante, se creó la “Escuela Normal de mujeres”, que se puso bajo la dirección de EMMA NICOLAY DE CAPRILE.

El plan de estudios, aprobado pocos meses más tarde, establecía un curso normal de cuatro años, al cabo de los cuales se obtenían inicialmente los títulos de “Preceptor infantil, elemental o superior”. Los alumnos debían aprobar pedagogía, metodología y práctica de la enseñanza, moral religiosa, francés, inglés, alemán, gimnasia y música. Se enseñaba, además, trigonometría y contabilidad general y agronomía.

También se contemplaba la existencia de una escuela de aplicación, que comprendía ocho grados. En ambos casos, el año escolar se dividía en tres términos lectivos que concluían con un examen final. La inscripción en el curso normal debía hacerse con 14 años de edad cumplidos. Además, debía acreditarse buena salud, moral y buena conducta y rendir un examen de ingreso. Los alumnos del curso normal recibían una subvención mensual y libros y útiles gratuitos. En el curso de aplicación se exigían 6 años de edad cumplidos, certificado de vacunación antivariólica y no padecer enfermedad contagiosa.

La Escuela Normal de Profesores abrió sus puertas el 9 de julio de 1874, con 109 alumnos, de los cuales, 27 eran del curso normal y 82 del de aplicación. Comenzó a funcionar provisoriamente en la planta baja (luego se ocupó el primer piso y el subsuelo) de una casa situada en la esquina de las calles Balcarce y Potosí (hoy Adolfo Alsina), conocida como “la Casa de Cambaceres”,

En 1880 VAN GELDEREN inauguró una “Academia Pedagógica”, en la que participaban Ios alumnos del curso normal y producida la Federalización de la ciudad de Buenos Aires, al año siguiente, todavía bajo la Presidencia de NICOLÁS AVELLANEDA, habiéndose creado la “carrera del profesorado”, paso a jurisdicción nacional y comenzó a llamarse “Escuela Normal de Profesores, habilitada para otorgar títulos de Maestro y Profesor normal. Ese mismo año, siendo ya Presidente de la Nación, el General JULIO A. ROCA, se  aprobó un nuevo plan de estudios para la Escuela, que había sido proyectado por VAN GELDEREN: comprendía cuatro años de enseñanza para el curso del magisterio y uno más para obtener el título de profesor normal.

Pocos años después, en 1887, se aumentó a dos años el curso del profesorado; y en 1915 a tres, con opción en ciencias y letras. Sus egresados debían desempeñarse en los cursos del ma­gisterio de las escuelas normales y fueron numerosos los profesores salidos de sus aulas, que jerarquizaron luego la profesión, transfiriendo a sus educandos los principios morales y éticos que caracterizaron la formación de docentes en ese establecimiento.

              Resultado de imagen para colegio mariano Acosta

El  31 de enero de 1889 la Escuela  se traslada a un edificio propio ubicado en la calle General Urquiza Nº 277, en pleno Barrio de Balvanera, obra del Director de Arquitectura FRANCISCO TAMBURINI, un arquitecto italiano que también fue el autor del proyecto que se concretó para la construcción de la Casa Rosada y del proyecto original del Teatro Colón de Buenos Aires.

Al primer director y organizador, le siguieron en el cargo talentosos educadores, como HONORIO LEGUIZAMÓN, VICTORIANO E. MONTES, CLEMENTE FREGEIRO, PABLO A. PIZZURNO, ALEJANDRO BERGALLI, ALFREDO C. VILLALBA, JUAN L. GONZÁLEZ ZIMMERMANN y PEDRO L. COMI. No menos memorable es el cuerpo de profesores y maestros que se desempeñó en el establecimiento durante las primeras décadas. En 1924, al cumplirse el cincuen­tenario de su creación, por un decreto del Presidente MARCELO T. DE ALVEAR (ex alumno de ese Establecimiento),  se dio a la Escuela el nombre de “Mariano Acosta”, en homenaje a su fundador. Entre sus ilustres egresados, debe mencionarse a: ALFREDO B. GROSSO, RODOLFO SENET, JOSÉ REZZANO, FELIPE BOERO, JUAN MANTOVANI, HUGO CALZETTI, FERMÍN ESTRELLA GUTIÉRREZ, LEOPOLDO MARECHAL, LUIS JORGE ZANOTTI y PABLO ANTONIO PIZURNO (1865-1940), notable educador y uno de los fundadores del sistema educativo argentino.

Y como lo subraya el historiador de la Escuela, JOSÉ CARLOS ASTOLFI: «Los egresados de los profesorados en ciencias y letras […] demostraron su aptitud no sólo en las escuelas normales, para las que habían sido creados, sino en otros numerosos establecimientos de enseñanza media y especial, donde fueron también admitidos; inclusive llegaron, sin otro título, al profesorado universitario.  También se distinguieron en altos cargos del Ministerio de Educación” (Información extraída de “Etapas Históricas de la Educación Argentina”, de José María Ramallo, Ed. Fundación Nuestra Historia, Buenos Aires, 2002; “Historia de la educación argentina”.  Manuel Horacio Solari, Ed. Paidós, Buenos Aires, 1991 y Hemeroteca particular)

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.