EL TRANSPORTE DE MERCADERÍAS EN 1870 (1870)

EL TRANSPORTE DE MERCADERÍAS EN 1870. “El transporte de los productos del interior a los mercados de Rosario y Buenos Aires se efectúa a lomo de mula o en carretas de bueyes. Las mulas, equipadas graciosamente con penachos y pompones de colores, marchan en tropas conducidas por uno o dos muleteros, llamados arrieros, cuyos trajes pintorescos, chaqueta de terciopelo con botones de metal pulido, sombrero de fieltro adornado con plumas de aves y grandes polainas de cuero, despiertan recuerdos de la vieja España. Las carretas son vehículos enormes y pesados, con dos ruedas de cubos gruesos como el tronco de un árbol. Delante de la primera carreta marcha un jinete, siempre al paso de su caballo, para indicar el camino a los bueyes. Las carretas restantes siguen en fila, detrás de la primera. En las afueras de Buenos Aires y Rosario hay grandes plazas para estacionamiento de las carretas llegadas del interior. Rodeando los grupos de las carretas se ven los gauchos que las han traído, siempre acompañados de sus mujeres e hijos. El transporte fluvial se efectúa en gran parte por goletas a vela que pertene­cen casi todas a navegantes genoveses, pero corre un servicio regular de vapores en los ríos Paraná y Uruguay. Con Montevideo la comunicación a vapor es casi diaria. Ademas, los barcos del Paraguay remontan y bajan el río dos veces por mes en combinación con las llegadas y salidas de los trasatlánticos ingleses y franceses. El Brasil mantiene un servicio regular de vapores que remontan el Paraná hasta el interior de la provincia de Mato Grosso. La ciudad de Buenos Aires posee ya varios ferrocarriles comenzados en dirección oeste, sur y norte.” (Carlos Beck-Bernard, La Republique Argentine, traducción de José L. Busaniche.)

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.