EL PRIMER TRIUNVIRATO (23/09/1811)

El Primer Triunvirato surgió como consecuencia del choque de ideas que se produjo en el seno de la Junta de Gobierno que se eligió el 25 de Mayo de 1810, reemplazada luego por la Junta Grande, cuya delicada situación  se tornó sumamente crítica. Y fue que ca principios del mes de junio de 1811, comenzaron a circular en Buenos Aires noticias según las cuales el ejército destacado en el Alto Perú se había sublevado como protesta por la entrega de esos territorios a la dominación de la Princesa Carlota y la tensión se agravó aún más, cuando el 20 de julio se conoció en la ciudad, la noticia del desastre de Huaqui, que dejaba todo el Norte en poder del enemigo realista. Como consecuencia de este contraste, la Junta Grande se vió forzada a levantar el sitio de Montevideo, debiendo soportar como réplica, el bloqueo y bombardeo a que fue sometido el puerto de Buenos Aires por las naves de la corona, al mando de Juan Ángel Michelena,  por lo que fue necesario pactar con el enemigo, misión que se le encomendó a dean Gregorio Funes, Julián Pérez y Juan José Paso que para ello se trasladaron a Montevideo.

Por otra parte, a fines de  agosto de 1811, la Junta Grande, dispuso que Cornelio Saavedra, acompañado por el vocal Manuel Molina, se trasladaran  al Norte para reorganizar el ejército recientemente derrotado en Huaqui. Aunque ya estaba disuelta la Sociedad Patriótica, los opositores porteños no cesaban en su actividad y hacían responsable al gobierno de todos los fracasos. Argumentaban que la mayoría provinciana integrante de la Junta carecía de prestigio y eficacia por su excesivo número y se decía, además, que estaban bajo la influencia de elementos “carlotistas”.

La oposición porteña por su parte, sostenía la necesidad de elegir cuanto antes los dos diputados por Buenos Aires, para que el Congreso pudiera convocarse a la brevedad y la Junta accedió al requerimiento, pero dispuso una serie de reformas al sistema de elección, lo que motivó su rechazo por el Cabildo, que desde esos momentos comenzó a apoyar a la facción morenista “como defensora de los derechos de la capital”. Debido a la agitación pública y ante exigencias del Cabildo, el 16 de setiembre fue separado de su cargo el Secretario de la Junta Grande, el doctor Joaquín Campana; que perentoriamente, debió partir hacia San Antonio de Areco y “para corresponder al sentimiento público”, el 19 de setiembre de 1811, la Junta Grande  convocó un Cabildo abierto para elegir dos diputados por Buenos Aires y “un apoderado del pueblo”. Practicado el escrutinio, resultaron electos diputados Feliciano Chiclana y Juan José Paso, y como representante del pueblo Manuel de Sarratea.

Creación del Primer Triunvirato. De inmediato, los electos iniciaron negociaciones con la Junta Grande —a la sazón presidida por Matheu— y el 23 de setiembre de 1811 “fue celebrado un acuerdo mediante el cual se decidió la creación de un organismo ejecutivo,  cuya conducta debía quedar ajustada a las disposiciones que le dictaría la Junta”. Así quedó instalado el “Gobierno Superior de las Provincias Unidas del Río de la Plata, a nombre del señor Don Fernando VII”, conocido como el Primer Triunvirato (1). Estaba integrado por FELICIANO CHICLANA, MANUEL DE SARRATEA, y JUAN JOSÉ PASO, con BERNARDINO RIVADAVIA como Secretario de Guerra, JOSÉ JULIÁN PÉREZ, como Secretario de Gobierno y VICENTE LÓPEZ, como Secretario de Hacienda. Más tarde, JUAN MARTÍN DE PUEYRREDÓN y BERNARDINO RIVDAVIA se incorporaron como miembros titulares, en reemplazo de MANUEL DE SARRATEA y JUAN JOSÉ PASO respectivamente  y JOSÉ FRANCISCO UGARTECHE y fray IGNACIO GRELA lo hicieron como miembros suplentes. De tal forma, de los seis integrantes del Triunvirato, cinco eran porteños y sólo uno, JOSÉ JULIÁN PÉREZ, era provinciano, quedando demostrado así que había triunfado la tendencia morenista y de la disuelta Sociedad Patriótica, en la misma corriente ideológica, no tardaría en destacarse BERNARDINO RIVADAVIA,  genuino representante del centralismo porteño…

Sus funciones eran las de un poder ejecutivo y su conducta debía quedar ajustada a las disposiciones que le dictaría la Junta, que a partir de ese momento, compuesta por Diputados de los pueblos y provincias, se transformaba en Junta Conservadora y se reservaba las responsabilidades legislativas.

Por otra parte, eL Decreto que lo creó, establecía que  “los señores diputados de los pueblos y provincias”, es decir , los integrantes de la desprestigiada Junta Grande, deberían integrar una Junta Conservadora (Junta Conservadora de la Soberanía  del Señor D. Fernando VII y de las Leyes Nacionales), de la cual dependerán los miembros del Triunvirato

“El nuevo ejecutivo —escribe el historiador Juan Canter— adquirió la forma clásica del triunvirato romano, pero con carácter semejante al de algunas instituciones francesas. El Triunvirato en muchas de sus reformas, en la nomenclatura empleada y en sus procedimien­tos seguirá tina orientación francesa. Ejercerá naturalmente con su poder sin trabas algo de despotismo ilustrado, conduciendo algunos autores a entrever una aventurada ejemplificación del reinado español de Carlos III (1). Con el Triunvirato, aparece oficialmente la denominación: Provincias Unidas del Río de la Plata.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.