EL PRIMER ESCUDO DE ARMAS DE BUENOS AIRES (20/10/1580)

El  jueves, 20 de octubre de 1580, después de haber elegido por medio de un sorteo, patrono de Buenos Aires a San Martín de Tours, reunido el Cabildo, presidido por el teniente gobernador, capitán general, justicia mayor y alguacil mayor D. JUAN DE GARAY  y compuesto por el alcalde ordinario, Rodrigo Ortiz de Zárate; los regidores, Hernando de Mendoza, Pedro de Quirós, Diego de Olavarrieta, Antonio Bermúdez, Luis Gaytán, Alonso de Escobar y el procurador de la ciudad, Juan Fernández de Enciso, se procedió a determinar el escudo de armas de la ciudad,

Dice a este respecto el Acta que se labró ese mismo día en esa circunstancia, que GARAY, personalmente, señaló por armas y blasón de esta ciudad “un águila negra pintada al natural, con una corona en la cabeza, con cuatro hijos debajo demostrando que eran su cría, con una cruz colorada sangrienta que salga de la mano derecha y suba más alta que la corona, que semeje la cruz de la  Calatrava y lo cual esté sobre campo blanco”. Seguramente, Garay quiso significar con el ornamento de este escudo, que el águila y sus hijos representaban las fundaciones efectuadas en nombre DE JUAN ORTIZ DE ZÁRATE y TORRES DE VERA Y ARAGÓN, que ostentaban en sus respectivos escudos un águila coronada y en cuanto a la cruz de Calatrava y a la corona, lo explica el mismo Garay diciendo: “la razón es el haber venido a este puerto con fin y propósito firme de ensalzar la Santa Fe Católica y servir a la Corona Real de Castilla y de León”.  No se conoce precisamente el simbolismo que encierran los cuatro aguiluchos; pero, es de suponer que sean las cuatro ciudades fundadas ya, en nombre de los Adelantados: Buenos Aires, Santa Fe, Asunción y Villa Rica del Espíritu Santo.

Este escudo fue luego confirmado por el Consejo de Indias el 11 de setiembre de 1591 y estuvo vigente hasta que en 1649, el Cabildo de Buenos Aires dispuso su reemplazo por otro con distinto diseño y justifica su medidad, diciendo que lo hace  “…. atento a no haberse hallado en el Archivo de este Cabildo y sus libros,  que la ciudad haya tenido ni tenga hasta ahora escudo de armas ninguno”. Es evidente que los miembros del Cabildo del año 1649  no conocían los autos del 20 de octubre de 1580 y del 11 de septiembre de 1591 y que además, en aquella fecha, no existía ninguna representación de esta importante pieza heráldica.

Existe actualmente un dibujo ese primitivo escudo de anuas de la ciudad de Buenos Aires, representado en la portada de la obra “Estudios Numismáticos, y Juras Reales”, editada por ALEJANDRO ROSA en 1895, aunque equivocado en la forma y la mano del águila, que es interpretada como una mano humana que sostiene la cruz de Calatrava detrás del escudo. La representación del escudo de 1580, que se encuentra en el libro del “Censo General de la ciudad de Buenos Aires”, levantado en 1904, es la más aproximada a la descripción dada por Garay en el acuerdo del 20 de octubre, porque tiene la forma usual de aquella época, por haberle servido de modelo los escudos de ORTIZ DE ZÁRATE y TORRES DE VERA Y ARAGÓN, separados y empalmados después por vínculo de matrimonio, entre ambos apellidos (ver  Los escudos de armas de la ciudad de Buenos Aires).

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.