EL “PLAZA GRILL” (1909)

La cocina española no era la única influencia de que se percibía en los grandes restorantes de la época. En el Plaza Grill del Hotel Plaza ofrecían un menú de la Belle Èpoque que se mantuvo sin variantes desde que el restaurant abrió sus puertas, en 1909. “Respetamos todas las recetas, sólo que los platos salen más chicos porque antes se comían porciones que hoy serían para dos personas”, explica Angel Barrera, gerente de Restaurantes del hotel. En sus mesas se sentaba la aristocracia porteña, por eso en el Plaza Grill funcionó el primer sistema de enfriamiento: se colocaban barras de hielo en los ventanales y un empleado ubicado en el medio del salón hacia funcionar los ventiladores mediante un sistema de poleas, de esa forma circulaba aire fresco.  Por supuesto, hoy hay aire acondicionado, pero la arquitectura del lugar permanece intacta, las paredes se cubren de boiserie, hay mosaicos de Delft, un tipo de cerámica proveniente de Holanda que coleccionaban las familias acaudaladas de la época y un gran hogar a leña. El servicio también es a la vieja usanza. Los platos salen de la cocina en un carro y se los tapa con un cubreplatos, una vez que todos están servidos se abren al mismo tiempo delante de los comensales”.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.