EL PARDEJON RIVERA (25/04/1846)

En todas sus cartas y comunicados, JUAN MANUEL DE ROSAS, al referirse al general oriental FRUCTUOSO RIVERA, acompañaba sistemáticamente su nombre con el mote de Pardejón, como también lo nombraban en la prensa federal y en la correspondencia que mantenían los distintos aliados y funcionarios de Rosas. Pero el significado de este calificativo injurioso, que fue ya en época de Rosas —y todavía lo es ahora— atribuido maliciosamente  al supuesto color moreno de la tez de Rivera, no es ese. El verdadero significado del apelativo está aclarado con precisión en la “Gaceta Mercantil”  del 25 de abril de 1846, según se lee en los párrafos que transcribimos:

Pardejón” no significa pardo. Este dictado se aplica a Rivera en otro sentido,  que es el único que tiene. Es una expresión provincial que no designa el color del cutis de Rivera, sino sus cualidades morales de bandido, obstinado e incorregible. Se le dice “Pardejón”,  no porque pardejón quiera decir pardo, pues el ser pardo no es afrenta y hay en América hombres muy distinguidos y beneméritos que son pardos, sino solamente por la ferocidad en que se asemeja RIVERA  al “pardejón”, nombre que se le da al macho toruno que suele encontrarse en algunas crias de mulas tan malísimas y feroces que muerden y cortan el lazo, se vienen sobre él, y atropellan a mordiscones y patadas. Jamás se amansa, y si alguna vez llega a serlo, de repente traiciona y pega de patadas al jinete que lo larga, lo ensilla o monta. Siendo tan de malas mañas y tan traidoras, los paisanos de nuestra campaña,  llaman pardejón”  a un hombre perverso y pérfido”

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.