EL PALACIO DE JUSTICIA (30/12/1903)

EL PALACIO DE JUSTICIA. El 30 de diciembre de 1903, el Ministerio de Guerra traspasó al Ministerio de Justicia las tierras donde se deberá construír el Palacio de Justicia o Tribunales de la ciudad de Buenos Aires. Hasta ese momento, el lugar había estado ocupado por la Estación Ferroviaria del Parque, la primera del país, y por la antigua fábrica de armas y parque de artillería. Pero la ciudad estaba en pleno crecimiento y necesitaba cambiar. Los viejos edificios fueron demolidos y el 29 de agosto de 1904 comenzó la construcción del Palacio de Justicia sobre planos del arquitecto NORBERTO MAILLART. Las obras se paralizaron muchas veces a causa de los conflictos entre las partes contratantes que se trenzaron en un largo pleito. En 1910, el edificio sin terminar fue igualmente inaugurado y recién en 1942 se pudo decir que la obra había llegado a su fin. Para entonces, lo que en principio había parecido un gigantesco palacio, ya le quedaba chico a la intensa actividad de los tribunales. Se crearon nuevos juzgados que comenzaron a expandirse por las amenazas cercanas y a ocupar muchos otros edificios. El Palacio de Tribunales es hoy el corazón de un “barrio” nacido dentro del barrio de San Nicolás. Es un edificio macizo y austero, con predominio de lo ancho sobre lo alto y profuso ordenamiento. Por fuera se distinguen las monumentales columnas, las amplias escaleras y las dos magníficas puertas de hierro. Por dentro, largos y oscuros corredores confluyen en un impresionante patio central de techo vidriado. En el hall central se encuentra una imponente escultura de Rogelio Yrurtia llamada La Ley. La enorme superficie del Palacio de siete pisos y 68.500 metros cuadrados cubiertos evoca en sus múltiples pasillos al Proceso de Kafka.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.