EL HOTEL DE INMIGRANTES (13/08/1857)

Se inaugura el que fue el primer Hotel de Inmigrantes en Buenos Aires, que funcionó hasta el 5 de enero de 1874. Estaba ubicado en la esquina de las actuales avenida Leandro Alem y Corrientes y fue construido por la “Asociación Filantrópica de Inmigración”, que contó para ello con la ayuda económica de la Nación y la cesión de los terrenos anexos al Puerto de Buenos Aires, donde actualmente se encuentra la Estación Retiro de Ferrocarriles. Un contingente de inmigrantes suizos, llegados en esa época, fueron sus primeros alojados.

Ya desde 1821 se venían implementando una serie de leyes para atraer a los interesados en venir a radicarse en estas tierras. A partir de 1823 se promociona abiertamente la inmigración a través de agentes y se ofrecen ciertos “beneficios” para atraer, a los jóves, como por ejemplo, la exenci del servicio militar y en 1869, el derecho a obtener la nacionalidad luego de una estadía de dos años en suelo argentino.El 3 de noviembre de 1881, se inauguró el que fue el segundo edificio destinado a funcionar como Hotel de Inmigrantes. Estaba ubicado en la calle Cerrito 1250 (entre Arenales y Juncal), de la ciudad de Buenos Aires (donde hoy tiene su sede el Centro Argentino de Ingenieros) y funcionó allí, hasta 1888, cuando la explosión inmigratoria de esos años, lo hizo insuficiente para albergar la gran cantidad de inmigrantes que llegaban al país.

 

En 1906 comienza  la construcción del Hotel de Inmigrantes, que estaba ubicado en la actual avenida Antártida Argentina 1355, y que actualmente alberga el “Museo de los Inmigrantes. Terminado en 1911, era un enorme  edificio de hormigón armado, con amplios corredores centrales, largas escaleras y altísimas paredes con azulejos blancos. Formaba parte de un gran complejo donde, además, había diversos pabellones destinados a la recepción de los que llegaban y a su revisación médica, tarea de gran importancia, pues solo así era posible detectar posibles males crónicos, mal atendidos en sus lugares de origen o producto de una mala alimentación o enfermedades contraídas durante el largo y penoso viaje al que se habían visto obligados a soportar,

Tenía cuatro cuatro pisos y estaba capacitado para albergar hasta tres mil personas. La Planta baja estaba ocupada por la cocina y el gran comedor, que también se utilizaba para reuniones y actividades sociales, quedando los cuatros pisos superiores destinados a los dormitorios. Éstos eran cuatro por piso y cada uno disponía de comodidades para 250 alojados. Eran ambientes confortables, bien aireados, aunque por razones de higiene, las camas no tenían colchón (posibles refugiosde chinches y piojos) y éstos eran reemplazados por simples lonas o cueros.

A todos los que llegaban, se les garantizaba alojamiento hasta que encontraran, clases de castellano, atención médica y comida, todo gratuitamente y pocos de ellos, se vieron obligados a pasar largo tiempo alojados allí, pues las condiciones en que se encontraba la Argentina en esas épocas, le permitía absorber muy rápidamente esa mano de obra que llegaba dispuesta a labrarse un nuevo y  más promisorio porvenir.

4 Comentarios

  1. Rodolfo

    Excelente comentario. Mi consulta es si en ése hotel también tomaban registros de oficios y profesiones de los inmigrantes y con qué fin.

    Responder
    1. Horacio (Publicaciones Autor)

      Rodolfo: Si señor. Está Usted bien informado Casualmente, en una reciente visita que hice al Museo de la Inmigración» en Buenos Aires, agentes muy bien informados me aclararon algunos aspectos referidos a las tareas que se cumplían entonces con los inmigrantes y entre ellas, destacaron que no sólo se les brindaba alojamiento, comida y atención médica, sino que además se los orientaba hacia su futuro, se les proporcionaba información las posibilidades laborales a las que podían acceder, contactos útiles y consejos para su nueva vida en la República Argentina. Si le interesa el tema, le sugiero que si puede se acerque a ese Museo y revivirá una época y la calidad de un servicio, que lamentablemente ya no existen, pero que lo hará sentirse orgulloso de su pasado.

      Responder
  2. Beatriz Rizza

    Quizás mi padre estubo alojado allí vino en el año 1900

    Responder
  3. Leonor

    Como hago para saber di mus abuelos estuvieron allí???

    Responder

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.