EL HOTEL BRISTOL DE MAR DEL PLATA” (8/1/1888)

EL HOTEL BRISTOL DE MAR DEL PLATA”. En esta fecha se inauguró el Hotel Brístol de Mar del Plata, que fue uno de los más lujosos de América y lugar de veraneo de la alta sociedad argentina. En la década del “80 el país se consolidó como proveedor de productos agrícolas para el mundo y los enriquecidos dueños de las tierras constituyeron una aristocracia que imitaba a la nobleza europea. Los que ya habían paseado por el viejo continente pusieron sus ojos en las hermosas playas de Mar del Plata, que recién comenzaba a surgir como ciudad, y la eligieron para sus veraneos. Entonces casi no había otras construcciones y para albergar a las familias pudientes se edificó el Hotel Bristol, un imponente edificio que ocupaba una manzana y tenía su entrada frente al mar. La recepción, la sala de estar y las habitaciones que con los años llegaron a ser más de quinientas, lucían mobiliario de caoba, magnificas alfombras, espejos y arañas. Los empleados vestían uniformes con charreteras y botones dorados y algunos hablaban hasta cinco idiomas. Todas las noches había bailes animados por una orquesta y funcionaba una sala de juegos con punto y banca, ruleta y bar. Durante la temporada siempre había varios coches de caballos estacionados en la entrada con impecables cocheros de galera, a disposición de los huéspedes. El día de la inauguración 300 invitados llegaron desde Buenos Aires viajando en el ferrocarril abierto dos años antes. Entre otros nombres famosos figuraba NICOLÁS ROMANOV, el último zar de Rusia. Ese día se ofreció un menú extraordinario en el espléndido comedor decorado por artistas franceses. El hotel cerró en 1944, cuando ya Mar del Plata comenzaba a ser un centro de turismo popular.

2 Comentarios

  1. Marta

    Como saben realmente si nicolas II estubo en esa inauguracion??no hay fotos no hay actas firmadas nada que lo compruebe

    Responder
    1. Horacio

      Tiene usted razón. Incomprensiblemente no hay absolutamente ningún registro que confirme la presencia el zar Nicolás II en el Hotel Brístol, pero resulta que extrañado por ello, el suscrito, durante los diez años que vivió en Mar del Plata (1957/1967), escuchó esa versión en repetidas oportunidades de boca del señor José “Pepe” Rubertis, propietario del Hotel Royal y el señor Roberto T. Barili, autor de “Mar del Plata, ciudad de América para la Humanidad”, editado por la Municipalidad de Mar del Plata en 1964. Y fue precisamente al señor Barili que le reclamé que sabiendo eso, porqué no había hecho ningún comentario en su libro, donde además, salvo la referencia al incendio que destruyó la primitiva Rambla de Madera en 1903, no había absolutamente nada acerca de la Rambla Brístol que reemplazó a la destruída ni sobre la que hoy existe. El señor Barili reconoció la falta y en conferencias que dio a partir de allí, siempre se ocupó de informar detalladamente sobre ambos temas. Trataré e ponerme en contacto con los herederos del señor Barili, para saber si entre los documentos que dejara, hay algo que nos traiga la luz.

      Responder

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.