EL HOSPITAL DE CLÍNICAS (27/10/1870)

En la segunda mitad del siglo XIX la Facultad de Medicina utilizaba como escuela práctica, el “Hospital General de Hombres”, ubicado en el barrio de San Telmo. Este edificio se había ganado una lúgubre fama por su precariedad y falta de asepsia que volvían peligrosas hasta las más insignificantes intervenciones quirúrgicas. Para evitar lo que se llamaba “podredumbre del hospital”, muchos médicos alquilaban habitaciones del barrio para usarlas como quirófanos.

Para remediar esta situación, el 27 de octubre de 1870, el Gobierno de Buenos Aires dispuso la construcción de un “Hospital-Escuela” que sirviera para la formación de los “residentes”, que egresaran de la Facultad de Medicina de la Universidad de Buenos Aire y de otras instaladas en el país, además de cumplir con las demás funciones como Hospital con internación y atención ambulatoria. En 1877, el doctor CLETO AGUIRRE fue nombrado Presidente de la Comisión que dirigiría las obras y el 17 de octubre de 1879 comenzó la construcción de este nuevo nosocomio, que fue una verdadera revolución en la historia de la medicina nacional.

El nuevo Hospital se llamó “Hospital de Buenos Aires” y se construyó en la manzana comprendida por las calles Córdoba, Paraguay, Junín y Andes. El edificio era una síntesis de lo más avanzado de la época y se realizó tomando como modelo los modernos hospitales de Alemania y Francia. Estaba formado por cuatro pabellones aislados en medio de un hermoso jardín y contaba con dos salas de cirugía que tenían aberturas para la ventilación, porque entonces todavía se creía en la presencia de miasmas o emanaciones que infectaban el lugar. Ocupa toda una manzana y tiene 135.000 metros cuadrados edificados en dieciocho pisos.

En 1880, cuando la construcción estaba recién terminada, estalló el conflicto por la Federalización de Buenos Aires y durante algunos días de junio se comenzó a usar como hospital de concentración para los heridos, víctimas de los combates de Puente Alsina, Corrales y Barracas, generándose una situación que hizo peligrar la continuidad de su construcción.

Por las salas de aquel hospital pasaron algunos de los profesionales más destacados de la medicina argentina, fundadores de nuevas especialidades como IGNACIO PIROVANO, PEDRO LEGLAYZE, ENRIQUE BAZTERRICA y ALEJANDRO POSADAS. El viejo Clínicas fue demolido en 1976 y sólo quedó en pie la capilla, en lo que actualmente es una plaza.

Más tarde, en agosto de 1883, vencida ya la revolución que encabezara CARLOS TEJEDOR, el entonces Ministro de Instrucción Pública, doctor EDUARDO WILDE, durante la presidencia de JULIO ARGENTINO ROCA, en nombre de la Nación, entregó el edificio a la Facultad de Medicina y fue recién el 4 de junio de 1884,  cuando se oficializó el traspaso del  “Hospital de Buenos Aires”, mediante un Decreto firmado por ambos funcionarios.

En 1889, cambió su nombre y pasó a llamarse “Hospital de Clínicas José de San Martín”, con el que ha perdurado hasta hoy. Desde entonces, fue un ícono de la ciudad de Buenos Aires, compartiendo con el afianzamiento de la economía, el incremento de la inmigración y la urbanización de la ciudad, su desarrollo y trascendencia, adquiriendo simultáneamente una merecida fama en el mundo de la medicina y con el correr de los años, erigiéndose  en una de las instituciones fundamentales para la formación de médicos.

Cuna de excelentes profesionales, que hicieron su residencia en sus claustros, pronto vio llegar esperanzados pacientes que desde el interior del país, venían enviados por quienes habían “hecho allí su residencia” con viejos maestros, los profesores que los habían guiado sabiamente,  a quienes ahora honraban con su confianza, enviando a sus enfermos al Hospital que los había hecho médicos

Presta servicios en 81 especialidades médicas y plenamente consustanciado con sus objetivos fundacionales, desde su inauguración, ha recorrido un fértil camino, participando en  todas aquellas actividades que se relacionan con la docencia, la investigación y la práctica de la medicina, para beneficio de hospitales públicos y privados. En sus pabellones se efectuaron la primera aplicación de insulina. el primer cateterismo cardíaco, las primeras punciones de riñón, de realizaron las primeras residencias médicas y funcionó el primer Comité de Ética

Nombres como el de IGNACIO PIROVANO, ALEJANDRO POSADAS, BERNARDO HOUSSAY, PEDRO LEGLAYZE, ENRIQUE BAZTERRICA, LUIS GÜEMES y JUAN PABLO GARRAHAN recorrieron sus pasillos, convirtiéndolo en un ámbito de excelencia docente y de atención médica, siendo la sede de numerosos eventos que han prestigiado nuestro acerbo científico: la primera aplicación de la insulina en pacientes diabéticos; la descripción de la “Enfermedad de Ayerza” y de los “Síndromes de Tobías” y de “Castex”;  el primer cateterismo cardíaco que se realizó en la República Argentina;  la organización de las primeras residencias médicas; la creación del primer “Comité de Ética” y la realización de numerosas cirugías experimentales (las primeras punciones de riñón y las primeras toracotomías, entre otras). Sin olvidar, que en el Hospital de Clínicas, en 1899, se realizó la primera filmación de una operación.  Estuvo a cargo del médico argentino ALEJANDRO POSADAS y fue ésta, la primera operación filmada, en la historia de la medicina (ver “Historia del Hospital de Clínicas” obra de los doctores FEDERICO PÉRGOLA y FLORENTINO SANGUINETTI (Ediciones Argentinas, 1998)

El viejo “Clínicas” fue demolido en 1976 y sólo quedó en pie la capilla, en lo que actualmente es una plaza

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.