EL GENERAL JUSTO Y LA REVOLUCIÓN DE 1930

EL GENERAL JUSTO Y LA REVOLUCIÓN DE 1930. Luego de renunciar como Ministro de Guerra del Presidente YRIGOYEN en 1928, el general AGUSTÍN P. JUSTO, se dedica a conspirar. Cultiva sus contactos militares y aprovecha la irritación que genera el partidismo (pro yrigoyenista), del ministro DELLEPIANE. Frecuenta a los políticos opositores y cultiva la amistad con NATALIO BOTANA director y dueño del diario Crítica” y uno de los organizadores del golpe del 6 de junio de 1930. Justo no quiere ocupar la primera línea del poder y deja el mando de la conspiración al general Uriburu, rodeado de un grupo de jóvenes agitadores pero carente de real respaldo militar. Después del 6 de setiembre ocupa brevemente la comandancia del Ejército, pero enseguida se aparta del gobierno, se distancia de Uriburu y se une a los políticos que buscan una salida constitucional

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.