EL GENERAL JOSÉ MARÍA PAZ CAE PRISIONERO DE ESTANISLAO LÓPEZ (10/05/1831)

EL GENERAL JOSÉ MARÍA PAZ CAE PRISIONERO DE ESTANISLAO LÓPEZ. El general PAZ, lleva una campaña victoriosa contra los caudillos que alentando las pasiones desmedidas y localistas de los pueblos, habían llevado al país a la anarquía y al atraso. En 1831 dominaba ya casi toda la República y marcha hacia la provincia de Santa Fe, para escarmentar al gobernador ESTANISLAO LÓPEZ, figura preeminente del federalismo, que se había introducido en territorio cordobés hostigando a las poblaciones. Avistado el ejército de López, el general Paz quiso hacer un reconocimiento sobre las posiciones del enemigo, acompañado únicamente de un ayudante, un ordenanza y un viejo paisano que le servía de guía. Como la noche ya estaba próxima y no quería demorar la realización de su propósito, el baquiano le propuso que tomaran una vereda que se abría a la derecha del camino, siguiendo la cual se acortaría considerablemente el trayecto. Paz, durante la marcha, se desprendió sucesivamente del ayudante y del ordenanza, encargándoles de cumplir diversas comisiones, por lo quedó solo con el guía. De pronto, al llegar al lugar denominado “El Tío”, se encontró con una partida, que por su aspecto y por la divisa blanca que llevaban, creyó que fuesen integrantes de su tropa, pero no era así. Eran hombres de JOSÉ VICENTE REYNAFÉ, aliado y auxiliar del Gobernador López, que usando ese artilugio habían logrado engañarlo. Cuando Paz se percató de su error, ya era tarde. Quiso escapar, pero un gaucho de la caballería de Reynafé, con un certero tiro de bolas, inutilizó el caballo del general, que se vio pronto rodeado de numerosos hombres que le apuntaban con sus carabinas y amenazaban con sus sables. Una vez hecho prisionero, Paz es llevado a Santa Fe, donde López lo retuvo encerrado en el edificio de la antigüa Aduana (actualmente demolido) por más de tres años, a pesar de la insistencia de JUAN MANUEL DE ROSAS para que le enviara el prisionero para que sea “juzgado” en Buenos Aires. Pronto, el ejército victorioso de Paz, sin su jefe, es derrotado y con ello, el país seguirá con sus luchas entre “unitarios” y “federales”.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.