EL COLEGIO DE CONTADORES DE LA CAPITAL (Origen del Centro de Graduados en Ciencias Económicas) (26/11/1891)

EL COLEGIO DE CONTADORTES DE LA CAPITAL (Origen del Centro de Graduados en Ciencias Económicas). La historia del Colegio de Graduados en Ciencias Económicas coincide con la de los estudios de administración y economía en la República Argentina, cuya iniciación y desarrollo impulsó incesantemente esta ya centenaria institución. Se constituyó en momentos difíciles de la vida nacional, cuando los ecos de los levantamientos armados y de las convulsiones económico-sociales del “90” aún no se habían extinguido. En aquellos críticos años se crearon en el área económica y con lapso de un mes apenas, dos entidades que en sus respectivos campos de acción iniciaron una nueva y positiva etapa para el progreso de nuestro país: el Banco de la Nación Argentina, inaugurado el 26 de noviembre de 1891, para el fortalecimiento de nuestras finanzas y el Colegio de Contadores de la Capital, constituído el 26 de noviembre de 1891, para elevación del nivel de sus estudios específicos. Intensa fue la actividad desplegada por sus nueve fundadores y por los continuadores de su obra, como asimismo sus generosos aportes para la creación de otras entidades básicas de la especialidad. A través de sus dirigentes y asociados, el Colegio (luego Colegio de Contadores Públicos y Doctores en Ciencias Económicas y después Colegio de Graduados en Ciencias Económicas), participó decisivamente en la creación de instituciones de innegable jerarquía. Son, entre otras: la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad de Buenos Aires (1913), la Federación Argentina de Colegios de Graduados en Ciencias Económicas (1926), la Unión Panamericana de Contadores (1941), el Consejo Profesional de Ciencias Económicas (1945), la Confederación General de Profesionales Universitarios y otras más. A partir del inicial Congreso Nacional de Contadores de 1905, presidido honorariamente por el ministro JOAQUÍN V. GONZÁLEZ, realizó numerosos simposios, jornadas y reuniones académicas y técnicas, asumió enérgicamente la defensa de la profesión, irradió su cultural acción por todo el territorio nacional y trasponiendo las fronteras de la Nación, expuso en asambleas internacionales, la autorizada opinión de los expertos argentinos, que merecieron justificados elogios. Entidad de carácter eminentemente libre, está incorporada a la vida de la Nación como institución impulsora de su progreso y constituye para sus asociados y para los graduados de sus especialidades, un motivo de legítimo orgullo por el beneficio cultural y social que presta a la comunidad que integra.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.