EL CABILDO DE CÓRDOBA (1588)

EL CABILDO DE CÓRDOBA. El 6 de julio de 1573 GERÓNIMO LUÍS DE CABRERA fundó la ciudad de Córdoba y de inmediato dispuso abocarse a “todo lo que concierne al bien común, establecer la función administrativa, judicial, política y edilicia, el cuidado de caminos y cercas, el otorgamiento de tierras y solares para el laboreo o población, la ejecución de las Cédulas Reales, la formación de milicias, el cumplimiento de las leyes políticas y civiles y de inmediato designa Alcaldes para que administren la Justicia. Desde luego, nombra los primeros Regidores y ordena la construcción del Cabildo, una Institución  que en sus comienzos era la que manejaba todas las cuestiones de interés para la ciudad y sus habitantes: dictado de leyes, reglamentaciones comerciales, educación, salud, seguridad y albergaba la Cárcel Pública, además de ser la sede del despacho del Gobernador y de sus ministros..

Puede decirse entonces que en 1588 se iniciaron las obras de construcción del “Cabildo de Justicia y Regimiento de Córdoba”, que fue como se conoció el actual  Cabildo de Córdoba., pues fue ese año, cuando se dispuso comenzar a recolectar de los bosques vecinos, la madera que se considerara necesaria para la obra y en junio 1589,  se terminó el cercado perimetral que circunscribiría el edificio que se iba a construír en el mismo lugar que hoy ocupa. Una vez delimitado el lugar y aprobados los planos por el teniente gobernador ANTONIO DE AGUILAR, la obra demoró largos años en terminarse y a través del tiempo fue objeto de múltiples y sucesivas modificaciones y agregados a su estructura inicial.

Recién en 1606 se decidió su construcción y la obra le fue adjudicada al único albañil que en ese entonces habitaba en la ciudad de Córdoba. Se llamaba BERNARDO DE LEÓN, pero como era una persona aficionada a delinquir terminó preso, lo que obligó a que, en marzo de 1607, las autoridades  contrataran al “experto” ALONSO DE ENCINAS para que continuara  la obra. En abril de ese año, el carpintero MIGUEL DE BIDEAURE fue contratado para que realizara los interiores y se lo proveyó de diverso material y de mano de obra indígena. Como era urgente entonces terminar los exteriores y no había nadie que supiera fabricar los ladrillos de barro (adobes), que eran necesarios para ello, mediante la intervención del Procurador, JUAN NIETO, se puso en libertad al albañil DE LEÓN y para apresurar un poco la obra, también  se contrató a los carpinteros JUAN Y GREGORIO DE ACOSTA.

Antes de finalizar el año de 1610, el Cabildo quedó terminado. Sus paredes eran de barro y su techo de paja. Tenía tres ambientes: una celda y dos habitaciones en la planta baja y una sala en la planta alta. Pasado el tiempo, la paja que cubría los techos se pudrió y tuvo que ser reemplazada por tejas y como los muros de adobe se habían degradado se los rehízo con ladrillos. En 1649 fue necesario ampliar sus instalaciones originales y se agregó otra celdas y otro cuarto en la planta baja y una galería que abarcaba todo su frente, obra que fue terminada cinco años después. En 1695, el escribano IZQUIERDO DE GUADALUPE describe el edificio diciendo: “Consta de cinco cuartos con el que hace de zaguán y la planta superior está compuesto de tres habitaciones. Tiene una galería con quince arcos y su arquitectura es sencilla pero no no carece de cierta elegancia”.

Pero la precariedad de los materiales empleados, hizo poco seguros los calabozos, por lo que, luego de que numerosos presos lograran escapar de allí, luego de repetidas e infructuosas gestiones ante la corona española, recién en 1773, habiendo reunido los fondos necesarios, mediante aplicación de nuevos impuestos y suscripciones populares, para comprar materiales y pagar la mano de obra, se contrató a JOSÉ MOYANO OSCARIZ para que realizara la reparación de la cárcel.

En 1784, el Gobernador Intendente de Córdoba, RAFAEL NÚÑEZ DE SOBREMONTE, ordenó nuevas obras y en la recova de la planta baja, se instalaron locales para la venta de telas, vinos y especias, por lo que se cerraron arcos y se levantaron tabiques. El tiempo terminó por deteriorar seriamente la estructura del edificio, especialmente su techo y ante el peligro de derrumbe, en 1786  se le encargó su reparación al ingeniero militar JUAN MANUEL LÓPEZ. Éste le agregó una Capilla y fue quien le dio el aspecto definidamente colonial que hoy tiene. Hacia fines del siglo XIX, durante el gobierno de JUÁREZ CELMAN algunos retoques y ampliaciones, lo modificaron en algo, pero no mucho y así llegó hasta nuestros días.

7 Comentarios

  1. marisa valsagna

    hola, quisiera saber la la medidas de los arcos del frente del cabildo, soy docente y necesito eses dato para trabajar con mis alumnos

    Responder
    1. Horacio

      Marisa: Lamentablemente tengo que decirle que a pesar de haber buscado en una gran cantidad de fuentes, no he encontrado la información que usted me solicita. La única página donde usted podrá quizás obtener alguna respuesta es “Arqueología e Historia del Cabildo de Buenos Aires”, editada por el Instituto de Arte. Presumo que usted ya ha buscado allí, pero al ver los planos que en esa página se reproducen, pienso que algún arquitecto hábil, podrá deducir las medidas de los arcos, teniendo a la vista las escalas con las que se han hecho esos dibujos. Espero que tenga suerte. Yo seguiré buscando en mis libros y recortes y si encuentro algo, de inmediato se lo comunicaré. Mis atentos saludos.

      Responder
  2. Anónimo

    En que año fundo ? No le eentiendo muy bien …

    Responder
    1. Horacio

      Señora/señor Anónimo: La construcción del Cabildo de Córdoba se inició en 1588, y las obras duraron largos años. No sabemos cuántos ni cuando se inauguró, así que para responder a su pregunta, realizaremos las averiguaciones que correspondan para satisfacer su inquietud. Atentamente.

      Responder
      1. Horacio

        Señora/Señor Anónimo: Acabo de encontrar la respuesta a su pregunta en un viejo libro donde se hace referencia al Cabildo de Córdoba y allí me he enterado que la obra duró más de 20 años y que se habilitó en 1610, luego de haberse tenido que sortear infinidad de inconvenientes derivados de la falta de presupuesto y de la escasez de mano de obra capacitada para trabajar sobre los planos aprobados. Atentamente.

        Responder
  3. Anónimo

    Quien lo construyó?

    Responder
    1. Horacio

      Señor Anónimo: Hemos satisfecho su curiosidad y ya se ha incluído en nuestro texto referido al Cabildo de Córdoba, la información que nos solicitara. Le agradecemos su colaboración, pues ella nos ha permitido mejorar nuestro espacio.

      Responder

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.