EL ATENEO DE BUENOS AIRES (23/7/1892)

EL ATENEO DE BUENOS AIRES. CARLOS GUIDO SPANO es elegido Presidente del Ateneo de Buenos Aires y la barba y la melena blancas del viejo poeta se estremecen con la emoción, ante el voto unánime de sus pares. . La idea de organizar un foro para la cultura ya había tomado cuerpo en el domicilio de otro poeta (Rafael Obligado), donde desde hacía largos años, se venían reuniendo músicos, plásticos, etc. Finalmente, numerosos invitados entre lo más representativo de las artes, con la presencia de algunos viejos luchadores de siempre: Lucio V. López, Lucio V, Mansilla y el propio Guido Spano, ese día, reunidos en “una magna asamblea”, decidieron poner manos a la obra. Largas, interminables discusiones los tuvieron como protagonistas. ¿Cómo constituir una nueva sociedad? Mansilla tiene experiencia en estas cosas. No es su primer tumulto. Propone formar una comisión directiva y dejar el reglamento para más tarde. Dudas. ¿Lo lógico no es primero el Reglamento y después la Comisión? ¿La comisión no tiene que nacer como consecuencia del espíritu del reglamento? Por último aceptan formar allí mismo una Comisión Directiva y darle a ésta facultades para que redacte el Reglamento que regirá la nueva institución. Entonces CARLOS GUIDO SPANO, el poeta viejo es elegido por aclamación. Lágrimas. Además de la Comisión Directiva General, el Ateneo contará con tres Directores: uno para cada sección (Literatura, Música y Bellas Artes). El crítico y pintor EDUARDO SCHIAFINO es elegido para Bellas Artes. Las reuniones continuarán provisionalmente en el local del Ministerio de Educación (donde Guido Spano es miembro conspicuo), para trasladarse más tarde a la casa que comprarán poco más tarde en la esquina de avenida de Mayo y Piedras.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.