EINSTEIN, UNA VISITA ILUSTRE (02/04/1925)

EINSTEIN, UNA VISITA ILUSTRE. El 2 de abril de 1925, ALBERT EINSTEIN estuvo en la ciudad de La Plata y durante siete horas recibió el homenaje de la comunidad científica argentina, recorrió la ciudad y se detuvo especialmente en una visita al Museo de Ciencias Naturales. En el físico alemán se encendió la curiosidad por conocer esa ciudad que había logrado convertirse en un polo científico, compuesto por muchos investigadores europeos, bajo la trama de una intelectualidad heredera de la generación del 80, caracterizada por una línea reformista hacia el interior de una oligarquía enfrentada a conflictos sociales y que pensó una educación superior original en el modo de situarse frente a las formas establecidas del academicismo, sostenida en un saber empírico.Conoció la fama como un bautismo inesperado. Durante un mes en Buenos Aires, Einstein se ocupó de difundir en persona la teoría de la relatividad entre físicos, ingenieros y filósofos. Mucha de la intelectualidad argentina quería empaparse de este cambio de paradigma que inquietaba a todas las disciplinas del conocimiento. LEOPOLDO LUGONES había compartido una conferencia con él en Europa y estaba entre los artífices de su viaje. Encontraban una voz que ponía en crisis el positivismo, despertaba la maquinaria de una revolución científica que reconocía en la ilustración nacional un interlocutor calificado para entenderla y transmitirla. Por esos días el diario La Prensa publicó un artículo donde el físico alemán se anticipaba a la creación de la Unión Europea porque observaba un continente que hacía de la razón un arma de guerra. Era un pacifista minoritario que vivía rodeado de fotógrafos, que respondía con astucia a las preguntas de los periodistas, deseosos de su palabra. El mundo descubría una nueva forma de celebridad y Einstein nacía como personaje.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.