Don Simón

Entre los cuentos y consejas que hacían las delicias de las criaturas en la campaña argentina, los animales eran muchas veces, humanizados y hasta se les ponía nombres de personas. Algunos de estos nombres quedaron como clásicos de la literatura infantil, como es el caso de “don Juan”, que le correspondía al pícaro zorro de todos los tiempos, sombra negra de su tío, el tigre, a quien se lo llamaba “don Simón”, que no era otro que el sanguinario “yaguareté”, al que por eso, llamaban “don Simón” en el norte argentino.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.