DIRECTORIO DE JUAN PEDRO AGUIRRE

El doctor JUAN PEDRO AGUIRRE se desempeñó como Director Supremo (sustituto) desde el 1º de febrero de 1820 hasta el 11 de febrero de 1820). Recordemos que el Directorio fue una institución creada el 26 de enero de 1814 por una Asamblea que fue convocada por el Segundo Triunvirato, con la intención de instalar un poder ejecutivo unipersonal. Desde su creación hasta que dejó de funcionar (11 de febrero de 1820), siete fueron los funcionarios que ejercieron tal cargo

No deseando que las responsabilidades de gobierno, quedaran acéfalas mientras RONDEAU estab en campaña contra los caudillos federales, el 1º de febrero de 1820, el Cabildo de Buenos Aires, resolvió nombrar “Director Sustituto” a JUAN PEDRO AGUIRRE, que se desempeñaba como Alcalde de primer voto y principal funcionario del Cabildo porteño.

Mientras tanto, el mismo día que asumía como su suplente JUAN PEDRO AGUIRRE, el general RONDEAU,  al frente de las tropas de Buenos Aires llegó a la Cañada de Cepeda y se trabó en combate contra el grueso de las fuerzas federales (unos 1.500 hombres) y sólo por la notable capacidad del general BALCARCE, las tropas de Buenos Aires  pudieron rescatar parte de sus efectivos, pues la derrota que sufrieron fue total y absoluta. Los caudillos vencedores prefirieron iniciar negociaciones antes de avanzar sobre Buenos Aires y para ello  RAMÍREZ y LÓPEZ enviaron sendas notas al Cabildo de Buenos Aires, desconociendo cualquier otra autoridad e intimando la destitución del Director Supremo, la supresión del Congreso y la adopción del sistema federal de gobierno.

El 11 de febrero de 1820 el Director RONDEAU y el Congreso cedieron a esta intimación y así, con la caída del útimo Director Supremo y con él, la caída del Directorio, las autoridades nacionales cesaron en sus funciones. A partir de esta fecha, habiendo sido disueltos todos los poderes vigentes, el Cabildo de Buenos Aires toma a su cargo las responsabilidades otorgadas al Director Supremo y nombra Gobernador provisorio de Buenos Aires, al doctor MIGUEL DE IRIGOYEN.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.