DESFILE MILITAR EN PARANÁ (1858)

DESFILE MILITAR EN PARANÁ. Dice GERMÁN BURMEISTER (1807-1892), naturalista, médico y escritor prusiano que murió en Buenos Aires y prestó servicios a la República Argentina, refiriéndose al desfile del 25 de mayo de 1858: “Séame permitido describir al lector las diferentes fases de estas fiestas en las cuales llegará a conocer el carácter y costumbres del país”. “Empecemos con las festividades militares, por ser peculiares y grandiosas, aunque formaban el fin de fiestas, puesto que no tuvo lugar el 25, sino el 27, a las 12 del día. Se llevó a cabo de la siguiente manera: El general Urquiza, presidente de la Confederación, se presentó en el balcón de su casa con espléndido uniforme, rodeado de un séquito militar numeroso y los empleados superiores e invitados extranjeros. Por debajo desfilaron las tropas de tal modo que pasaron por la calle que viniendo del este pasa por su casa hacia la plaza”. “No deja de tener interés la clase de uniformes, armas y número de soldados. El último era grande, según datos 14.000 hombres, cómputo que no lo conceptúo exagerado. Algunos oficiales con quienes conversé después del desfile me dijeron que habían reunido catorce mil quinientos hombres. Sea dicho en honor de la verdad que no dejaba de reconocerse el estímulo de esta gente y su fidelidad hacia su célebre jefe, muchos gritaban durante la marcha: ‘Viva el general Urquiza y cada vez agradecía el general militarmente cuando se le hacía uno de estos saludos. Miraba con marcado interés a su tropa y se inclinaba con frecuencia sobre el balcón para verlos mejor e indicarles a sus vecinos y acompañantes, uno que otro de los hombres que pasaban, en una palabra tomaba interés en todo”.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.