DECRETO SOBRE VAGOS Y MAL ENTRETENIDOS (4/1822)

DECRETO SOBRE VAGOS Y MAL ENTRETENIDOS. Se promulgó en nuestro país el Decreto sobre “vagos y mal entretenidos” que fue instrumento de injusticia durante largos años. La Legislación, que llevaba la firma del gobernador de Buenos Aires, MARTÍN RODRÍGUEZ (reemplazado a principios de ese mes por LAS HERAS) y de su ministro de Gobierno, BERNARDINO RIVADAVIA, daba poder a la policía para detener a “los vagos, cualquiera sea la clase a la que pertenezcan” y destinarlos al servicio militar por el doble de tiempo que los enganchados voluntariamente. ¿Quiénes eran los vagos y mal entretenidos? En general eran aquellos hombres, de 18 a 40 años, que carecían de documento otorgado por los patrones de estancia a sus peones que certificaba su pertenencia al establecimiento. En algunas provincias también se entendía por “vagos y mal entretenidos” a los que no tenían oficio conocido, usaban armas blancas o se encontraran en las pulperías en días laborables. La ley tenía antecedentes en un bando de 1815 que permitía mandar gauchos a las fronteras para servir en el Ejército, aunque no hubieran cometido ningún delito. La miseria, el despojo y el trato cruel que recibían los soldados a la fuerza fueron reflejados en el Martín Fierro y denunciados por su autor, JOSÉ HERNÁNDEZ, en notas periodísticas. Jueces de paz, alcaldes y policías, que generalmente representaban los intereses económicos de estancieros y latifundistas, fueron los encargados de hacer cumplir la ordenanza. La vigencia de esta Ley se prolongó durante muchos años y además de permitir la leva se usó para proveer de mano de obra gratuita a los establecimientos de campo. Huyendo del reclutamiento, el trabajo esclavo y la cárcel, muchos gauchos marchaban hacia zonas alejadas de la vigilancia oficial y formaban poblaciones marginales para conservar su libertad.

4 Comentarios

  1. Alfredo jubilado

    Con algunas modificaciones se debería aplicar ahora que hay tantos vagos y maleantes con lginas modificaciones como por ejm. evitar el maltrato y estableciendo jornadas máxima de ocho horas, entre otras.

    Responder
  2. Anónimo

    por suerte te jubilaste….

    Responder
    1. javier

      excelente respuesta

      Responder
  3. javier

    excelente respuesta

    Responder

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.