CONFLICTO CON EL VATICANO EN 1923

En 1923 había fallecido el arzobispo de Buenos Aires, monseñor MARIANO A. ESPINOSA. Para reemplazarlo, el Senado  de la Nación. designó una terna, y de ella el presidente escogió a monseñor MIGUEL DE ANDREA para proponerlo al Papa. El Vaticano , presionado por sectores católicos argentinos conservadores que consideraban a De Andrea como muy liberal y cercano a los sectores obreros,  no lo aceptó, pero el Presidente ALVEAR insistió con su postulación y la situación derivó en un conflicto que alteró las relaciones de la Argentina con el Vaticano. El nuncio GIOVANNI BEDA CARDINALE anunció el nombramiento de JUAN BAUTISTA BONEAO  como administrador de la sede vacante del arzobispado, pero Alvear se opuso a la designación y la Corte Suprema de Justicia declaró la ilegalidad de ese nombramiento. El ministro de Relaciones Exteriores, ángel gallardo, propuso como solución el retiro de la candidatura de monseñor DE ANDREA, la renuncia del nuncio CARDINALE y la designación de JOSÉ MARÍA BOTARO como sucesor de ESPINOSA, un candidato aceptado tanto por ALVEAR como por el Vaticano.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.