COMISIÓN PROTECTORA DE BIBLIOTECAS POPULARES (23/9/1870)

COMISIÓN PROTECTORA DE BIBLIOTECAS POPULARES. Se promulgó la Ley que creó la “Comisión Protectora de Bibliotecas Populares” destinada a fomentar la fundación y el desarrollo de bibliotecas en todo el país. La relación entre libros, acceso a la lectura y progreso social es una evidencia más antigua que la invención de la imprenta y ya los griegos, en el siglo VI a C crearon la primera biblioteca pública en la ciudad de Atenas. Siguiendo esa línea de pensamiento DOMINGO FAUSTINO SARMIENTO, inmediatamente después de asumir la presidencia, decidió dar vida a una institución que fuera responsable de la creación, inspección e inversión de los fondos destinados a las bibliotecas populares en todos los centros poblados del país. En el discurso que acompañaba el proyecto de creación, el Poder Ejecutivo afirmaba que “apenas se reflexiona sobre los motivos que retardan el progreso intelectual de nuestras poblaciones, viene sin duda al pensamiento la carencia y la casi nula circulación de los libros que se nota en ellas…” Se observaba también que en ciudades importantes como Tucumán o Salta no había ni una biblioteca pública y faltaban librerías donde se pudiera adquirir un libro. Sarmiento se había inspirado en las instituciones fundadas con éxito en los Estados Unidos y en Canadá, que se basaban en los trabajos del prestigioso educador Horace Mann. Siete años después de la promulgación de la ley 419 que creaba la comisión, el número de bibliotecas populares fundadas en distintos lugares del país llegaba cerca de doscientas, aunque no faltaron problemas y su número disminuyó en años siguientes. La comisión desapareció en 1876, fue reestablecida en 1908 y en 1986 se promulgó una nueva ley que reafirmaba y ampliaba los propósitos de la original.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.