COMBATE DE SAN JOSÉ (25/04/1811)

Librado en cercanías de la localidad San José de Mayo, en la Banda orienta entre fuerzas realistas comandadas por el teniente coronel JOAQUÍN GAYÓN Y BUSTAMANTE y efectivos de las Provincias Unidas del Río de la Plata al mando de los capitanes MARIANO ARTIGAS y VENANCIO BENAVIDES. La derrota de los realistas, abrió el paso hacia Montevideo, plaza ocupada por éstos y decidido bastión erigido contra la Independencia de estas, sus colonias.

En febrero de 1811 se había producido la deserción de JOSÉ GERVASIO DE ARTIGAS, quien al alejarse de las fuerzas realistas, se erigió en el caudillo de los orientales en su lucha por la Independencia y cuando más tarde, el 28 de febrero de ese mismo año, se produjo el llamado “Grito de Asencio”, promovido por VENANCIO BENAVÍDES, estalló la sublevación que llevó al pueblo oriental a su emancipación, luego de una lucha que no reconoció cuartel, apoyados por el gobierno de Buenos Aires. Decidida frontalmente a ello, la Primera Junta de Gobierno envió a MANUEL BELGRANO en apoyo de los insurrectos y llevando a VENANCIO BENAVÍDES y a MANUEL ARTIGAS como jefes de dos de sus divisiones, avanzó hacia Montevideo

La mayor movilidad de las tropas de Caballería que comandaba BENAVÍDEs le facilitó la obtención de rápidos triunfos en “Soriano” y luego en “El Colla”, y dirigirse resueltamente hacia Colonia del Sacramento. Estando en camino, recibida la orden de BELGRANO de dirigirse a San José, hacia donde ya estaba marchando MANUEL ARTIGAS.

En la tarde del 24 de abril de 1811, llegado a la Villa San José el capitán ARTIGAS,  luego de intimar a la rendición de los realistas  apostados en esa plaza y de que éstos no aceptaran rendirse, atacó las casas de las afueras del pueblo, donde los soldados enemigos se habían atrincherado y los obligó a retirarse hacia la Plaza central de la Villa, pero en razón de que ya había oscurecido, decidió esperar hasta el amanecer del día siguiente, para renovar su ataque. En la madrugada del 25 de abril, las fuerzas de ARTIGAS, reforzadas ahora por las que llegaron al mando de BENAVÍDES reiniciaron el combate con un intrascendente cambio de disparos, hasta que cerca del mediodía, lanzaron un ataque masivo a la bayoneta. Herido de muerte ARTIGAS, tomó el mando BENAVÍDES y luego de un breve combate cuerpo a cuerpo, logró vencer la resistencia de los realistas, apoderándose luego de todo su armamento y bagaje.

El bravo capitán MANUEL ARTIGAS morirá poco después y se considera que como el capitán PEREYRA DE LUCENA, también muerto en combate el 18 de junio de 1811, fueron los primeros oficiales muertos durante la lucha por la Independencia de sus respectivas patrias. Una placa con sus nombres, instalada en la Pirámide de Mayo de la ciudad de Buenos Aires así lo atestiguará.


Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.