COMBATE DE LAS VIZCACHERAS (28/03/1829)

EL CORONEL FEDERICO RAUCH MUERE HEROICAMENTE EN EL COMBATE DE LAS VIZCACHERAS. Dos días después de la retirada de sus tropas de la provincia de Santa Fé, vencidas por la tenaz resistencia ofrecida por su gobernador federal ESTANISLAO LÓPEZ, una División del ejército del general unitario JUAN GALO DE LAVALLE, compuesta por veteranos de la guerra con Brasil,  al mando del coronel FEDERICO RAUCH es vencida en este lugar, cerca del río Salado, en la provincia de Buenos Aires, por las montoneras rosistas (reforzadas con aborígenes “pukona”) enviadas en su persución por LÓPEZ. Habiendo tomado contacto con el enemigo, Rauch cargó contra el centro de los federales, sin percatarse que las dos alas de su división estaban siendo derrotadas. Contuvo su ataque y en esas circunstancias divisó que un numeroso grupo de combatientes se acercaba a sus posiciones. Creyéndolos “propia tropa” (los soldados federales se distinguían de los unitarios, solamente por un pequeña cinta color punzó que llevaban en sus sombreros), los dejó acercar y de pronto se vió rodeado por efectivos federales y aborígenes , que aprovecchando el factor sorpresa, lograron vencer su resistencia y luego lo degollaron.  La acción de Las Vizcacheras, posibilitó que un mes mas tarde, en Puente de Márquez, el ejército unitario de LAVALLE fuera derrotado por las fuerzas federales.

3 Comentarios

  1. Patricia

    Excelente síntesis, me causo una gran emoción saber de dicha batalla, cerca de mi zona, S.M. del Monte.
    Que emocionante nuestra Historia argentina…

    Responder
  2. Anónimo

    Por lo que tengo entendido por punlicaciones sobre la batalla, el Cnel. F. Rauch estaba esperando con sus 600 husares a caballo y sable a los mas de 2000 indios ranqueles, que respondian a J M de Rosas.El error del Cnel fue aislarse, persiguiendo indios el solo, luego al estar rodeado fue lanceado y muerto y ahi se perdio la batalla.

    Responder
    1. Horacio

      Más que víctima de un error, el coronel Rauch, murió víctima de un engaño, pues al no identificar como enemiga a la tropa que se le venía encima, no pudo tomar las medidas del caso y fue rodeado por un fuerza superior. Lamentablemente, pese a su coraje, fue abatido por las lanzas de los aborígenes que acompañaban a las tropas del coronel Miranda y degollado en el mismo lugar.

      Responder

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.