EL CHARQUE

El charque o “charqui” es carne magra, cortada en finas tiras o fetas de poco grosor y secada al sol, a veces después de ser saladas. Preparada de esta manera, la carne se conserva durante mucho tiempo, si ha sido guardada en algún lugar seco, sin humedad. Para comerlo, antes de cocinarlo como si fuera una carne común, debe ser puesto en remojo para que se ablande y si lo que se quiere hacer es “chatasca”, debe ponerse el “charqui”, seco no más, en un mortero y desmenuzarlo bien para luego cocinarlo. En tiempos pasados, el “charqui” era un bien preciado para el gaucho, porque a veces, debía conformar su hambre, “mascando” un trozo de charqui que traía en sus alforjas. Otro personaje de nuestra Historia que quizás le debió su supervivencia al “charqui”, fue el soldado de frontera, porque en los fortines, donde era muy difícil hacer llegar carne y otros comestibles frescos, el “charqui”, era la base de su alimentación (ver “Voces, usos y costumbres del campo”).

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.