CARTAS DOTALES (SIGLO XVII)

Las cartas dotales, infaltables en todo matrimonio de gente principal, contenían bienes de los más curiosos y muchas veces sobrevaluados para otorgarle jerarquía a la contrayente y vayan como muestra estos dos ejemplos que nos cuenta R. de la Fuente Machaín:

“Doña Francisca Rodríguez de Valdéz, hija del gobernador de su apellido, casó en 1605 y aportó vestidos de terciopelo valuado cada uno en $450”, es decir, exactamente lo mismo que una “negra ladina”. Una “cuja de cama de la India”, se tasó en $80, cuando en 1638, un medio solar, situado en la actual esquina de Corrientes y 25 de Mayo, rumbos E. y S., sólo valía $50 y un terreno de la barranca, con bajo de los muy solicitados para huerta, no mereció más precio que $20.

“En 1610 doña Leonor de Cervantes, niña de 14 años, perteneciente a la familia venida del Perú por el Tucumán, donde su padre y su abuelo ejercieron cargos, vinculada al famoso capitán Juan de Vergara y otras personas principales de la ciudad, casó con don Juan de Bracamonte, hermano de doña María, citado en otra parte, hidalgo salmantino y vecino conspicuo, alcalde, alférez real, etc. Doña Leonor fue dotada con $ 15.000, suma considerable formada con $2.000 en efectivo y el resto en diversas piezas y derechos a saber: Varios esclavos, tasados en $ 500 cada uno; ropa diversa tasada en $ 350; una alfombra turca tasada en $ 350; una alfombra alcaraz tasada en $200; una colcha rica de la India, labrada de amarillo, cuajada de figuras, tasada en $ 250”.

“La dote de Doña Catalina Bravo de Morete, descendiente de pobladores, al casar con el capitán José Navarro, natural de Corella, ascendía a la suma de $10.506 con 4 reales, según el siguiente detalle: Media estancia en el pago de la Magdalena formada por 1.500 varas de frente, por legua y media de fondo, con ganado de cerda y vacuno, tasado todo en $ 500; un negro de 20 años, casado y su mujer de la misma edad, tasado cada uno de ellos en $ 500; una muleque de 16 años, tasada en $ 450; un muleque de 12 años, tasado en $350 y una silla de mano, de baqueta de Moscovia, con forro interior de bayeta y funda encerada, tasada en $300”.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.