CALFUCURÁ, SEÑOR DE LAS PAMPAS (1855)

CALFUCURÁ. SEÑOR DE LAS PAMÀS. Estanislao S. Zeballos escribió lo siguiente: “Cinco mil jinetes a las órdenes de Calfucurá operaban al día siguiente de Caseros en divisiones comandadas por sus tenientes CACHUL, CATRIEL, NAMUNCURÁ, RAIPIL, CARUPÁN, CALVUQUIR y CAÑUMIL. Cachul y Catriel rompían los tratados con sus lanzas y tomaban a saco el pueblo de Azul.. En 1855, tres años después de la caída de Rosas, este ejército dominaba por completo las vegas pintorescas de Olavarría, el fecundo llano del Azul y las pampas de Córdoba, de Cuyo y Santa Fe. La naciente ciudad de Azul había sido asaltada y tomada por Calfucurá, que se retiró después de matar a trescientos vecinos en las calles. El clamor de las víctimas resonó en Buenos Aires y el militar de más talento y mayor prestigio de la provincia, el coronel BARTOLOMÉ MITRE, ministro de Guerra, partió para el Azul, a mover sobre los indios las mejores tropas del Estado. Nuestro ejército fue rodeado, acosado, acribillado, cargado con pasmosa audacia por lanceros desmontados, que morían sobre los gallardos batallones de ARREDONDO, MARTÍNEZ, DE RIVAS, MITRE, VEDIA, OCAMPO, PAUNERO, CONESA y otros bravos”, terminando en fracaso este primer intento por llevar la paz al desierto (ver ampliado en “Las Campañas al Desierto” en Temas Puntuales).

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.