CAÁ CATÍ, UN ANTIGÜO PUEBLO DE CORRIENTES

Inicialmente se llamaba Caá Catí a uno de los Departamentos de la provincia de Corrientes  y a su cabecera (27º 45’ 00’ S y 57º 36’ 58’ O). Posteriormente y en virtud de una ley dictada en mayo de 1910,  cambió la denominación por el de General Paz. Hoy el Departamento continúa denominándose así, pero la cabecera del mismo, desde 1971, lleva nuevamente el nombre de Caá Catí.

El pueblo de Caá Catí nació en 1707 cuando se creó en este lugar un destacamento militar, “guardia”, que tenía la responsabilidad de proteger y otorgar seguridad a la campaña correntina, continuamente amenazada por ataques de los indígenas provenientes de las misiones. A partir de entonces, fue evidente la importancia estratégica que tenía el lugar, ya que el departamento se caracteriza por la presencia de gran cantidad de esteros y lagunas, siendo Caá Catí, la única zona transitable para utilizar como paso.

Rápidamente, se instalaron en el lugar numerosos pobladores atraídos por la seguridad que les otorgaba la presencia militar. Eran en su mayoría estancieros que construyeron sus establecimientos en proximidades del Fuerte, buscando su amparo para la hacienda y sus vidas.

El pueblo progresó y en 1757 se instaló la primera parroquia y en 1767 se la elevó a la categoría de Curato, siendo en esta época una de las tres existentes en toda la provincia de Corrientes.

En 1824, el gobernador de Corrientes, PEDRO FERRÉ dispuso que se mensurara el pueblo de Caá Cati, que hasta ese momento mantenía un disposición arbitraria de sus calles y edificios públicos,  logrando definir y ordenar así su núcleo urbano, estableciendo como centro del mismo, una Plaza que hoy se conoce como “Plaza 25 de Mayo”.

Caá Catí fue elevada a la categoría de Villa en 1852 y en 1856 a la categoría de ciudad y desde sus orígenes, su población se ha destacado durante toda su historia par su participación en las luchas intestinas de la provincia de Corrientes, siendo precisamente este Departamento escenario de hechos históricos importantes, tales como la batalla de “Lomas de Caá Catí” (1818), donde el Comandante ANDRESITO fue derrotado; la batalla de “Lomas de Ibahay” (1846), en la que el general PAZ obligó a URQUIZA a retirarse al sur de la provincia, para instalarse luego con su familia en un campamento que mantuvo durante diez días; la batalla del “Potrero de Vance”, librada en ese lugar, donde el general Urquiza, al mando de las fuerzas de la Confederación, venció a las federales comandadas por el gobernador de Corrientes, general Madariaga el 27 de noviembre de 1847.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.