BATALLA DE SAUCESITO (25/03/1818)

BATALLA DE SAUCESITO. Las tropas que al mando del coronel ANTONIO GONZALEZ BALCARCE enviara el Gobierno de Buenos Aires para doblegar al caudillo entrerriano FRANCISCO RAMIREZ son derrotadas en este paraje de Entre Ríos y es éste el primer triunfo de RAMÍREZ, contra las fuerzas de Buenos Aires, luego de alzarse contra el Gobierno central. Antes de llegar a la constitución definitiva de la Nación, las provincias argentinas pasaron por un largo período de luchas enconadas, producidas, a veces, por las ambiciones de los hombres influyentes en cada una de ellas, y otras, por la diversidad de tendencias e ideales. La adhesión de varias provincias a la idea federal, sostenida por JOSÉ GERVASIO DE ARTIGAS, que estuvo casi siempre en guerra con los portugueses, deseosos adueñarse de la provincia oriental, no era bien vista pro el gobierno de Río Janeiro, que, con sus reclamaciones puso al gobierno argentino, en muchos casos, en la necesidad de intervenir en Santa Fe y Entre Ríos, cuyos cuadillos, Ramírez y López, eran francamente federalistas. En una de estas ocasiones, los jefes entrerrianos Hereñú, que había sido gobernador de Entre Ríos, SAMANIEGO, CORREAS, CARRIEGO y otros, ofrecieron al gobierno de Buenos Aires cooperar a la pacificación del litoral, si se les daba alguna fuerza. El Director Supremo, JUAN MARTÍN DE PUEYRREDÓN, sin medir las consecuencias del paso que iba a dar, ofreció el socorro pedido, enviando una columna de 500 a 600 hombres, al mando del coronel LUCIANO MONTES DE OCA, más acreditado como maestro de carretas que como militar. Esta expedición debía reunirse con HEREÑÚ en el Ibicuy, y seguir juntos hasta la villa del Arroyo de la China, que ocuparían sin demora, protegidos por las fuerzas de Correa y Samaniego. Montes de Oca perdió miserablemente el tiempo en vacilantes marchas, sin atacar a Ramírez, poco fuerte y prevenido a la sazón. Desde el 19 de diciembre de 1817 hasta el 25 del mismo mes, Ramírez, más inteligente y con mayor espíritu militar, reunió febrilmente las milicias de la costa del Uruguay, con las cuales sorprendió a Montes de Oca y a sus aliados, a la altura del arroyo de Cevallos, dispersándoles la caballada y quitándoles los cañones. Montes de Oca, aturdido, se retiró a Los Toldos, seguido de una multitud de familias, miserables y desoladas, que huían de la venganza de Ramírez. Ya en Los Toldos, el caudillo de las fuerzas porteñas pidió urgentemente refuerzos a Buenos Aires, pero, antes de recibirlos, Pueyrredón le relevó, mandando en su lugar al general don Marcos Balcarce, militar de buena escuela, que traía un refuerzo de 500 soldados. Balcarce puso en salvo a las familias entrerrianas que habían seguido a MONTES DE OCA, y, una vez reorganizadas las tropas reunidas en Los Toldos, salió a campaña en busca de Ramírez que, en el ínterin había levantado toda la provincia y reunido enormes fuerzas. Ambos ejércitos chocaron en el lugar llamado el Saucesito (25 de marzo), quedando en poco tiempo deshechas las fuerzas de Buenos Aires, que perdieron cuatro cañones, casi todo su armamento y municiones, y dejaron en el campo considerable número de muertos, heridos y prisioneros. Balcarce se embarcó con el resto de sus fuerzas dejando a Ramírez dueño absoluto e Entre Ríos, y a Buenos Aires enzarzado en una guerra con el ensoberbecido caudillo oriental.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.