BATALLA DE CUCHA-CUCHA (23/1/1814)

BATALLA DE CUCHA-CUCHA. Librada entre las fuerzas realistas, decididas a dominar la revolución iniciada en setiembre de 1810 en Chile y las tropas argentino-chilenas comandadas por el general MAKENA, quien logra en Cucha-Cucha un notable triunfo, gracias a la decidida participación de 100 efectivos de los “Auxiliares de Buenos Aires”, enviados por el general SAN MARTÍN. A semejanza de lo hecho por el pueblo de Buenos Aires en Mayo de 1810, los habitantes de Santiago de Chile, pidieron al representante del rey, el conde DE LA CONQUISTA, que convocara a los magistrados y a los vecinos de mayor significación, para que dictaminaran acerca de lo que convenía hacer, en aquellos momentos, para asegurar la tranquilidad y bienestar del país. Esta reunión se llevó a cabo y determinó, con fecha 18 de septiembre de 1810, nombrar una Junta de Gobierno. La Revolución, triunfante en todo el país, convocó un Congreso, organizó tropas y decretó el comercio libre. Para restablecer la autoridad española en el territorio chileno, amenazada por el movimiento revolucionario del 18 de setiembre de 1810, FERNANDO DE ABASCAL, virrey del Perú, mandó un fuerte ejército que después de recuperar las provincias del Sur del país, se preparó para marchar sobre Santiago. Los chilenos, mandados por O’Higgins y Carrera, decididos a frenar su avance, sostuvieron varios combates con los realistas con suerte diversa. Durante esta primera etapa de la guerra por la Independencia chilena, respondiendo a la solicitud de auxilio que el gobierno patriota constituido en Chile, le había hecho al Director supremo POSADAS, se dispuso que una fuerza al mando del entonces .Teniente Coronel GREGORIO DE LAS HERAS se dirigiera al país trasandino para reforzar los efectivos de BERNARDO DE O’HIGGINS, ocupados en afianzar el derecho a un gobierno propio, que los chilenos habían proclamado el 18 de setiembre de 1810. Llegados al territorio chileno, LAS HERAS y su tropa, conocida como “Auxiliares de Buenos Aires”, se unen a O’HIGGINS y realizaron una extenuante campaña que los mantuvo en esas tierras durante varios meses. El general Mackenna, jefe de vanguardia de O’Higgins, que a principios de febrero de 1814 ocupaba la fuerte posición del Membrillar, emprendió una expedición que tenía por objeto observar al enemigo y procurarse víveres. Las fuerzas de Mackenna estaban constituídas por 500 infantes, cien de ellos pertenecientes a los Auxiliares, 40 dragones y dos piezas de artillería. El 23 de febrero de 1814, regresaba la expedición, arreando una gran cantidad de ganado, cuando llegando a un paraje conocido como la cuesta de Cucha Cucha, fue acometida impensadamente por retaguardia. El ataque de los realistas, rápido y violento, logró desbaratar, en un instante, la fuerza chilena que mandaba el comandante Bueras y la derrota de Mackenna era ya segura, cuando los cien Auxiliares de Buenos Aires, personalmente mandados por Las Heras, cargaron a la bayoneta al enemigo, que, sorprendido y atemorizado, se vio derrotado cuando ya se juzgaba vencedor. Después de perseguir a los realistas durante un largo trayecto, Las Heras, retrocedió, marchando, sin ser molestado, a reunirse con el resto de la columna. Su llegada al campamento fue saludada con grandes aclamaciones y repetidas muestras de alegría. Reconociendo la fundamental participación que el Ejército argentino, había tenido en esta acción que le permitiría sostener su gesta revolucionaria, el gobierno chileno otorgó al Teniente Coronel Gregorio de Las Heras, lo mismo que a la oficialidad y tropa, un escudo de honor que llevaba la siguiente inscripción: “La Patria a los valerosos de Cucha-Cucha, auxiliares de Chile, año 1814.” Se distinguieron particularmente en la acción, además del mayor Las Heras, hicieron brillante papel en aquella acción de guerra, el capitán Vargas y los tenientes ROMÁN DEHESA y RAMÓN ALDUY.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.