BATALLA DE CEPEDA I (01/02/1820)

Las fuerzas nacionales comandadas por el Director Supremo, JOSÉ RONDEAU secundado por el general JUAN RAMÓN BALCARCE, son derrotadas en la Cañada de Cepeda, cerca del Arroyo del Medio (provincia de Santa Fe), por las fuerzas comandadas por el caudillo entrerriano Francisco RAMÍREZ y el caudillo de Santa Fe, Estanislao LÓPEZ, integrado por efectivos de sus provincias a las que se le sumaron tropas de Corrientes encabezadas por JOSÉ MIGUEL CARRERA y PEDRO CAMPBELL y como consecuencia de esta acción, el Congreso de Buenos Aires fue disuelto.

Para cerrar el paso hacia Buenos Aires a los montoneros del Litoral, el Director Supremo JOSÉ RONDEAU al mando del ejército de línea y las milicias de Buenos Aires, se concentró en Luján, mientras los caudillos RAMÍREZ, CARRERA, LÓPEZ Y CAMPBELL, hacían lo mismo con sus efectivos en Santa Fe, en las inmediaciones del Arroyo del Medio, mientras el Congreso, que continuaba reunido en Buenos Aires, resolvió nombrar Director “sustituto” a JUAN PEDRO AGUIRRE, Alcalde de primer voto y principal funcionario del Cabildo porteño en esos momentos. Para adelantarse a los invasores, RONDEAU avanzó hasta San Nicolás, donde se unió a los efectivos que al mando de JUAN RAMÓN GONZÁLEZ BALCARCE regresaban luego de su fracasada misión de someter a los insurrectos caudillos y desde allí, al frente de unos 2.000 hombres marchó hacia la “Cañada de Cepeda”, donde el 1º de febrero de 1820, tomó contacto con el enemigo. Rondeau dirigió personalmente la caballería, mientras confió la infantería y la artillería a su segundo el general BALCARCE.

Las fuerzas federales, estaban compuestas por unos 1.500 hombres, cuya mayoría eran milicianos de Santa Fe, que marcharon a las órdenes de ESTANISLAO LÓPEZ, una división de correntinos e indios guaraníes estaban dirigidos por CAMPBEL, un contingente de entrerrianos bajo las órdenes de RAMÍREZ y un contingente de emigrados chilenos al mando de JOSÉ MIGUEL CARRERA. Las fuerzas de RAMÍREZ y CARRERA atacaron a los efectivos de BALCARCE, mientras LÓPEZ y CAMPBELL  embestían a la caballería de RONDEAU, obligándolos a retroceder desordenadamente. Tras un breve combate, la caballería de RONDEAU se desbandó, pero el general JUAN RAMÓN BALCARCE resistió el embate enemigo y rechazó enérgicamente una intimación de RAMÍREZ, para que se rindiera. Reorganizó la infantería y la artillería y se retiró en buen orden hasta San Nicolás, con unos 900 hombres, mientras lo caudillos, triunfantes, en lugar de emprender la persecución, optaron por dejarlo marchar para dirigirse directamente hacia Buenos Aires. Esta fue la primera batalla librada en ese paraje, ya que el 23 de octubre de 1859 se enfrentarán en el mismo lugar las fuerzas de la Confederación y las de Buenos Aires, cuya consecuencia fue el pacto de San José de Flores.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.