BÁSQUETBOL (Basketball) (21/3/1912)

 

BÁSQUETBOL (Basketball). El crudo invierno que azotaba al hemisferio Norte allá por 1891 obligó a buscar un deporte alternativo que pudiera desarrollarse con naturalidad bajo una superficie cubierta y con luz artificial. Debía cumplir los siguientes requisitos: que pudiesen jugar varias personas a la vez, que se adaptase a cualquier lugar y que se diferenciara claramente de otros deportes como el fútbol y el rugby y que fuera sencillo de aprender y lo bastante científico como para que interesara a los viejos deportistas- Un experimentado deportista llamado James Naismith, recogió el reto y a fines de 1891, presentó un nuevo juego que reunía todos estos requisitos, al que llamó Basketball (uniendo las palabras que traducidas a nuestro idioma significan “canasta” y “pelota”) y así nació este juego que se hizo muy popular en su país de origen y que pronto tomó carta de ciudadanía en la mayoría de los países del mundo, hasta que se lo incluyó como deporte olímpico.

Como en todo país nutrido por la inmigración, a principios del siglo XX, la llegada de nuevas propuestas e ideas, casi siempre, provenía del exterior y el “baloncesto”, como se lo conocía en esa época, no fue la excepción: 20 años después, el 21 de marzo de 1912, la creación de James Naismith llegó a nuestro país para quedarse definitivamente. Y fue la Asociación Cristiana de Jóvenes (YMCA, según su sigla en inglés), con sede en Argentina, la que introdujo la práctica del basquetbol de la mano de Philip Paul Phillips, Director del departamento de Educación Física de la institución y a quien se lo considera el padre de este deporte por estas tierras. Pero la YMCA, de la que Martin Luither King -un defensor de los derechos humanos y civiles en los Estados Unidos- fue uno de sus ilustres miembros, no se quedó sólo en eso. Fue también creadora del voleibol y el fútbol de salón, dos actividades deportivas que se suman .a la larga lista de creaciones, inventos y desarrollos, que nacieron argentinos y fueron puestos al servicio de la comunidad internacional.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.