BARRIO “VILLA DEVOTO” (30/09/1888)

Es quizás uno de los más hermosos barrios de los 48 que tiene la ciudad de Buenos Aires. Se caracteriza por ser un espacio urbano residencial, que es considerado “El jardín de la Ciudad”, ya que cuenta con más árboles que cualquier otro barrio porteño y hay menos tránsito vehicular en relación a otras zonas de la Capital. Sus casas son grandes, hay numerosa quintas y caserones con jardines amplios y no hay demasiados eduficios altos.

Para encontrar sus orígenes, debemos retroceder hasta 1850. Ese año llegó al país procedente de Italia, el señor ANTONIO DEVOTO, que tenía el título de conde. Este noble compró los campos de El Talar, la zona más alta de unas tierras que en sus orígenes, pertenecían al llamado “Pago de Monte Grande”. Entonces eran semi-vírgenes y servían de paso obligado a las carretas y a los lecheros vascos. Encargó al arquitecto BUSCHIAZZO y al ingeniero J. POGGI que delinearan allí una villa, palabra que designaba una forma de urbanización superior a la del simple “barrio”, para habitar el y su familia.

El 30 de setiembre de 1888  el arquitecto JUAN A. BUSCHIAZZO presentó los planos de urbanización de la que se llamaría “Villa  Devoto” y ahí si, comenzó la historia de este hermoso barrio de Buenos Aires. Pronto comenzaron a levantarse grandes caserones señoriales, construido con el mayor despliegue de lujo imaginable,  entre los que se encontraba el del señor Devoto, los  de familias de la alta burguesía criolla y hasta de residentes ingleses que ocupaban puestos jerárquicos en las empresas de esa nacionalidad que se habían instalado en el país. Luego, la inauguración de una estación del Ferrocarril Buenos Aires al Pacífico en la zona, facilitó el crecimiento de la villa.

Lo más sorprendente de esta historia es que el señor DEVOTO hizo levantar su mansión, con la esperanza de que sirviera de alojamiento al rey Víctor Manuel III cuando visitara nuestro país. Se encontraba en la manzana delineada por las calles S. M. del Carril, J. V. González, Nueva York y San Nicolás y tenía cerca de 200 habitaciones. La mayor parte de los materiales fue traído de Italia, incluso la tierra del jardín y las plantas. La casa fue terminada en 1921, pero el rey jamás vino y Devoto murió sin llegar a habitarla. Fue pasando de dueño en dueño hasta que quedó abandonada y fue demolida en 1938. El lugar se loteó y se construyeron otras residencias que dieron especiales características al barrio de Villa Devoto  (ver “Barrios, calles y plazas de la Ciudad de Buenos Aires” editado por el Instituto Histórico de la ciudad de Buenos Aires).

2 Comentarios

  1. Edgardo Tosi

    La historia es totalmente equivocada.

    Responder
    1. Horacio (Publicaciones Autor)

      Señor Tosi: Nos ayudaría mucho sin nos mandara algún material que usted considere más acertado para referirnos al Barrio Villa Devoto, que parece usted conoce quizás mejor que nosotros. Su ayuda no permitirá mejorar nuestra página.

      Responder

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.