BARRIO VERSALLES (01/12/1911)

El barrio Versalles, está limitado por las calles Nogoyá, Irigoyen, Juan B. Justo y General Paz en la ciudad de Buenos Aires, tierras que empezaron a poblarse en el siglo XVIII, cuando PEDRO FERNÁNDEZ DE CASTRO tenía allí una extensa chacra, por lo que la zona era conocida como “Monte Castro”. Durante el siglo XIX la chacra, que estaba cubierta de durazneros, fue vendida y cambió varias veces de dueño. En 1875 la compró JORGE EDUARDO RODRÍGUEZ VISILLAC quien hasta el año 1900 explotó allí una quinta, donde hoy se cruzan las calles Arregui y Dupuy.

En 1908 la “Compañía de Tierras del Oeste” le compró a Visillac una parte de estas tierras para iniciar un loteo. En el año 1911, el “Ferrocarril del Oeste”  decidió extender el ramal que partía desde el barrio de “Villa Luro” (donde hoy está Plaza Once), hacia más el oeste y el 1º de diciembre de ese año, se inauguró la Estación, que como el incipiente barrio, no tenía nombre. Fue el doctor JOSÉ GUERRICO, médico de la Compañía de Tierras, quien, de regreso de un viaje que había realizado a Francia, impresionado por la belleza del Palacio de Versailles que había visitado, sugirió el nombre de “Versailles” para el nuevo barrio y la Estación del tren. Curiosamente, cuando se inició el loteo, en los planos figuraba el nombre “Versalles” (sin la i) y es la razón por la cual, así quedo nombrado definitivamente el barrio.

En los primeros años de existencia del barrio Versalles, siguió conservando por mucho tiempo una gran arboleda y cierto aire pueblerino y el paisaje lo conformaban chalecitos de tejas, quintas y hornos de ladrillo, estilo que en gran parte aún conserva, exhibiendo una edificación característica de casas bajas y estilos diferentes con abundante verde y flores. Actualmente Versalles es un barrio tranquilo, de aquellos que no están atravesados por grandes avenidas. Integra, conjuntamente con Villa Luro y Liniers (barrios vecinos), la trilogía de barrios de la ciudad de Buenos Aires con nombre de origen francés. Es un barrio de casas bajas y abundantes arboledas y algunas conservan la influencia de la arquitectura traída por los ingleses que trabajaban en el Ferrocarril y que instalaron sus hogares allí, aunque también hay un toque de  arquitectura neocolonial.

El barrio Versalles tiene algunas características especiales que lo hacen un lugar bastante particular: sus calles tienen nombres muy sugerentes como: Madrid, París, Bruselas, Oporto, y Lisboa. Tiene la mayor cantidad de espacios verdes por habitante de la ciudad de Buenos Aires, asimismo es uno de los barrios más altos que Buenos Aires, y también, según mediciones del Gobierno de la Ciudad, es el barrio más silencioso, y por ende tranquilo de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Esto se debe a que en su geografía solo tres calles son avenidas, y una sola de ellas no demarca sus límites (la Av. Álvarez Jonte que cruza el barrio solo por trayecto de cinco cuadras). Por otra parte, al ser considerado como barrio residencial por el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, no se permiten edificaciones de más de tres pisos de altura, por lo que que la densidad de población es una de las más bajas de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (ver “Barrios, calles y plazas de la Ciudad de Buenos Aires” editado por el Instituto Histórico de la ciudad de Buenos Aires).

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.