BARBEROS, SANGRADORES Y ALGEBRISTAS (1809)

BARBEROS, SANGRADORES Y ALGEBRISTAS. FUERON NUSTROS PRIMEROS MÉDICOS. En la Colonia, la situación sanitaria era muy deficiente, no había asepsia y menos anestesia. El mayor peligro eran las infecciones y el agua para consumo domiciliario debía ser traída desde el río o comprada a los “aguateros”. Mientras tanto, la Asamblea del año XIII lo disponía que había que bautizar a los niños con agua templada. Argumentaba esto por “haber conocido, con dolor y perjuicio de la población, que multitud de infantes perecen luego de nacidos del mal vulgarmente llamado de “los siete días”, un espasmo que entre otras cosas se origina por el agua fría con que son bautizados”. El mal era, en realidad, una epidemia de tétanos que se debía al poco cuidado con que se cortaba el cordón umbilical en los nacimientos. Con estos y otros trastornos tenían que vérselas los médicos de esa época, mientras los congresales de Tucumán les ponían el pecho a Isa luchas por la independencia. Aquí, en el Río de la Plata, coexistían el mundo académico y el “sub-profesional”. Además de los conocidos curanderos y los barberos-cirujanos, había también “algebristas”, que se ocupaban de las enfermedades de los huesos. También abundaban los “sangradores o flebótomos” –explicó en cierta oportunidad el doctor ALFREDO KOHN LONCARICA, profesor titular de Historia de la Medicina y Director del Instituto de Historia de la Medicina de la Universidad de Buenos Aires-. La medicina estaba enfocada hacia la formación de médicos militares y cirujanos que participaban en las guerras de la independencia”. Así, la antigua Escuela de Medicina del Protomedicato se convirtió rá­pidamente en el Instituto Médico Militar, dirigido por el doctor Cosme Argerich. Un buen ejemplo de la orientación que perseguían los profesionales de la salud fue el doctor PEDRO BUENAVENTURA CARRASCO, único médico que integró el Congreso de Tucumán. Sirvió como cirujano a los ejércitos libertadores después de graduarse en la Universidad de Lima y llegó a territorio tucumano representando a Cochabamba. Baños en el río. Según el historiador Félix Luna, “comparadas con las actuales, las condiciones sanitarias eran pésimas. Las operaciones eran cruentas, no había asepsia, ni anestesia. Y los hospitales eran muchas veces el lugar donde la gente iba a morir. Los hospitales de sangre, que funcionaban en Escuelas y parroquias, atendían a los soldados. Entre los militares, “el mayor peligro eran las infecciones, porque generalmente sufrían heridas de arma blanca que, si se infectaban, podían provocar una gangrena y llevar a la amputación”. En 1816, el agua tocaba a la puerta cada mañana, agitada por el traqueteo de la carreta que conducía el aguatero. “En Buenos Aires, se traía del río y se vendía por las calles. En otras partes era agua de pozo, de aljibe, de lluvia. Pero no había agua corriente”, cuenta el doctor Luna. Y a falta de agua corriente, era común que la gente se bañara en el río. Por pudor, muchos esperaban la oscuridad de la noche para higienizarse, aunque se cree que ya desde entonces hubo reglas tan claras como algunas de las que -en la segunda mitad del siglo- estableció un subprefecto de Mar del Plata: “Es prohibido bañarse desnudo”, …. “El traje de baño admitido por este reglamento es todo aquel que cubra el cuerpo desde el cuello hasta la rodilla”, “Es prohibido a los hombres solos aproximarse durante el baño a las señoras que estuviesen en él, debiendo mantenerse por lo menos a la distancia de 30 metros” y -pensando en la buena educación al borde del mar- “Es prohibido el uso de palabras y acciones deshonestas contrarias al decoro”. La bebida y el cigarrillo ya eran adicciones frecuentes. Según cuenta JOSÉ ANTONIO WILDE en su libro “Buenos Aires setenta años atrás (1810-1880)”, hasta “fumaban las señoras (…) y no era raro sorprenderlas sentadas en el patio, en una tarde de verano, medio encubiertas por alguna frondosa planta, con un enorme cigarro que trataban de ocultar a la entrada súbita e inesperada de algún inoportuno”. La idea de prevención era lejana y lo que más preocupaba eran las enfermedades infecciosas (rescatado de un texto publicado por Valeria Shapira).

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.