Bagual

Así se llamaba a los animales muy ariscos. También se usaban los términos “chúcaro” o “cimarrón” para designarlos. Eran (y aún lo son), los animales que huyen del hombre y a los que era necesario capturar a lazo o con boleadoras.

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.