AUTONOMÍA DEL PARAGUAY (12/10/1811)

AUTONOMÍA DEL PARAGUAY. Como consecuencia del Combate de Tacuari (9 de marzo de 1811, MANUEL BELGRANO se vio obligado a capitular y presentó al jefe realista CABAÑAS, un pliego de 8 artículos que establecía la creación en la ciudad de Asunción, de una Junta local de Gobierno, hasta que se produjeran novedades en los acontecimientos que sucedían en España. Cabañas se excusó de firmarlo por falta de poderes, pero el 15 de mayo de de 1811, estalló un movimiento en el Paraguay, encabezado por JOSÉ GASPAR RODRÍGUEZ DE FRANCIA, quien luego de deponer a VELASCO y reemplazarlo por una junta de gobierno, él mismo asumió como Presidente de la misma. De inmediato dio un manifiesto expresando que “no reconocería otro vínculo que el de una Confederación, reservándose el derecho al cobro de los impuestos y advirtiendo que cualquier Constitución, que el Congreso General de Buenos Aires, sancionara, debería ser aceptada por el Paraguay para disponer su vigencia. El 20 de julio, el gobierno paraguayo comunicó estas pretensiones a la Junta de Buenos Aires, y ésta envió una delegación integrada por el general MANUEL BELGRANO y ANASTASIO ECHEVERRÍA, quienes se entrevistaron con una comisión paraguaya, integrada por FRANCIA, YEGROS Y CABALLERO, logrando llegar a un acuerdo, cuyas condiciones fueron ratificadas mediante un Tratado que fue firmado el 12 de octubre de 1811. En ese Tratado se establecen disposiciones favorables para el Paraguay con respecto al cobro de los impuestos al tabaco y a la yerba mate y en su artículo 5° decía que en atención al estado de independencia en que se hallaba la provincia del Paraguay, se formalizaría una alianza y federación entre ambos pueblos, contra todo enemigo que intentara oponerse al progreso de la libertad común. El Triunvirato no tuvo más remedio, dadas las circunstancias adversas en que se encontraba, que aprobar ese tratado, aunque impugnó el artículo 4º del mismo que facultaba al Paraguay para ocupar el territorio de La Candelaria. Pero pasado el tiempo veremos que el Paraguay, a pesar de la firma de este tratado, se condujo como un Estado libre e independiente en forma absoluta, totalmente separado del Gobierno de Buenos Aires.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.