UNA NAVE NORTEAMERICANA ATACA LAS MALVINAS (31/12/1831)

Antes de que finalizaran las actuaciones dispuestas por el gobierno de Buenos Aires, a raíz de la ilegal actividad pesquera que desarrollaban algunos navíos con bandera norteamericana en las costas de las Islas Malvinas, lo que consideraba un agravio a su soberanía, la corbeta Lexington se presentó ante el puerto Soledad de estas islas. Una vez instalada a tiro de cañón,  arrió la bandera francesa que portaba y luego de izar de inmediato la norteamericana, inició un violento cañoneo sobre las instalaciones costeras de las mismas. La corbeta  estaba al mando del comandante de la marina de los Estados Unidos de Norteamérica SILAS DUNCAN quien había salido del puerto de Montevideo con bandera francesa para luego, cometiendo un verdadero acto de piratería, atacar a nuestro territorio insular. Luego de devastar con sus cañones las instalaciones existentes, ordenó el desembarco de su tropa, con las que inutilizó la artillería, incendió los polvorines y dispuso de la propiedad pública y particular. Tomó prisioneros al encargado de la pesca en las Islas y a seis ciudadanos que allí había, los embarcó y regresó con ellos a Montevideo sometiéndolos durante el viaje a un régimen propio de galeras esclavistas. JUAN MANUEL DE ROSAS, elevó una enérgica protesta al gobierno de los Estados Unidos reclamando sanciones contra Duncan y exigiendo resarcimiento por los daños y perjuicios causados. La protesta no tuvo eco en el gobierno norteamericano que a través de su enviado Francis BAYLES, contestó que las Islas Malvinas carecían de soberanía.

La situación planteada por la agresión norteamericana llevó al gobierno de ROSAS a romper, de hecho, las relaciones diplomáticas con los Estados Unidos. Pero antes de solicitar la entrega de su pasaporte y abandonar el país, el ministro norteamericano BAYLLES se preocupó –en octubre de 1832– de informar al nuevo representante británico, HENRY FOX, que su gobierno “estaba dispuesto a reconocer la soberanía británica (en las Malvinas), pero que, como Estado sucesor de Gran Bretaña en América, aspiraba a los mismos derechos de pesca que Gran Bretaña”. Las autoridades británicas, empero, no aguardaron a recibir esta comunicación para resolver la ocupación de las Malvinas. Incitadas por los últimos informes de Vernet, y preocupadas por la intervención norteamericana en el estratégico archipiélago, decidieron proceder, sin más tardanza, a concretar la anexión

1 Comentario

  1. MIGUEL HID

    LA PRIMERA INTERVENCION MILITAR FUERA DE EEUU FUE CONTRA LA ARGENTINA.

    Responder

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.