ASESINATO DE UN DIRIGENTE POLÍTICO EN SAN JUAN (04/02/1884)

Cuando asumió la presidencia de la Nación el doctor NICOLÁS AVELLANEDA, la provincia de San Juan estaba gobernada por los autonomistas, un partido provincial de gran arraigo que en 1882, se vió sacudido por la lucha de dos facciones antagónicas del mismo signo. Por un lado estaba el coronel AGUSTÍN GÓMEZ, ex gobernador de esa provincia, guerrero del Paraguay y que por entonces era senador nacional y apoyaba a DARDO ROCHA en el orden nacional. Enfrentado a él estaba el otro grupo de afiliados encolumnados detrás de RAFAEL IGARZÁBAL, también senador nacional en esos tiempos.

En enero de 1884, con el apoyo político de AGUSTÍN GÓMEZ, el doctor CARLOS DONCEL, se había impuesto en los comicios realizados para elegir a quien sucedería al doctor ANACLETO GIL como Gobernador de esa provincia y disconformes con el resultado de esas elecciones, sus adversarios iniciaron una feroz campaña de hostigamiento contra el nuevo gobernador. Se movilizan y recurren a los buenos oficios del teniente coronel SEBASTIÁN ELIZONDO, antiguo jefe de FELIPE VARELA (el mismo militar que se destacó en el combate del Pozo de Vargas) y la revolución contra GÓMEZ y DONCEL no tarda en estallar. El 4 de febrero de 1884 a las 9 de la noche, una partida de 30 hombres al mando de ELIZONDO asalta la casa del senador provincial VICENTE C. MALLEA, donde en esos momentos se hallaba reunido con GÓMEZ, DONCEL y el gobernador saliente ANACLETO GIL y los conmina a la rendición. El coronel GÓMEZ trata de huir por los fondos, pero es ultimado de siete balazos, mientras que GIL cae malherido en la calle y DONCEL recibe una herida leve. Los revoltosos asaltan luego el cuartel de Policía, pero, al fracasar este ataque, se dis­persan. Repuestos de la sorpresa, efectivos leales al gobierno salen en su persecución  y son muertos muchos de los revolucionarios, incluyendo al teniente coronel  ELIZONDO.

En el Senado de la Nación se reclama la intervención a San Juan y se levantan unánimes protestas contra los asesinatos. El domingo 17 de febrero de 1884,  se realiza un gran mitin en el Teatro Nacional (Buenos Aires),   para condenar los hechos que se produjeron en San Juan y entre los presentes se hallaban  CARLOS GUIDO SPANO, DAVID PEÑA y JOSÉ RAFAEL HERNÁNDEZ, entre otras personalidades de la época. Algunos contemporáneos de los sucesos (entre ellos, JORGE BROWN ARNOLD, secretario de BERNARDO DE IRIGOYEN),  acusaron a Roca de ser el responsable de estos hechos y del asesinato del coronel GÓMEZ, habiendo contado con la complicidad del senador IGARZÁBAL. Lo cierto es que el 3 de abril de 1884,  el Presidente de la República, en acuerdo de gabinete, resolvió no intervenir la provincia de San Juan, a pesar de que prácticamente, en esa provincia no había garantías constitucionales para los ciudadanos (ver “Asesinatos políticos” en Crónicas)

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.