ARMISTICIO DEL PRIMER TRIUNVIRATO CON DE ELÍO (20/10/1811).

Estando sitiada la plaza de Montevideo por orden del Primer Triunvirato, en abril de 1811, el embajador británico en Brasil, lord STRANGFORD, había iniciado sin éxito un proceso de mediación orientado a mantener el “statu quo” que dejara en suspenso la disputa de fondo entre las autoridades de Buenos Aires (los “juntistas”) y las autoridades de Montevideo (los “regentistas”) y aunque obstinadamente ambas partes mantuvieron su posición, pronto habría de cambiar la situación. Las noticias de la derrota del 20 de junio de 1811 en la Batalla de Huaqui, la retirada del Ejército del Norte y una tensa situación interna, sumadas a la invasión portuguesa de julio de ese año y la inquietante presencia de una poderos fuerza portuguesa instalada en Maldonado, impulsaron a la Junta Grande, deseosa de cerrar ese frente,  a enviar ante ELÍO una comisión integrada por el Deán GREGORIO FUNES,JUAN JOSÉ PASO y MANUEL DE SARRATEA, a fin de gestionar un armisticio pero las negociaciones fracasaron porque ELÍO exigía el abandono total de la Banda Oriental como condición para cualquier arreglo, condición que evidentemente no podía ser aceptable ni para la opinión pública de Buenos Aires ni mucho menos para los orientales.

Al volver la delegación a Buenos Aires, se encontró con que la Junta había caído y el poder ahora lo ejercía el Primer Triunvirato compuesto por CHICLANA y los citados PASO y SARRATEA. Estos estaban decididos a avanzar con el armisticio y el 7 de octubre de 1811 se cerró un acuerdo con JAVIER ELÍO, por el cual se cesaban las hostilidades, se levantaban ambos bloqueos, se retiraban los ejércitos de Buenos Aires y de Portugal y se evacuaban las tropas instaladas en las villas entrerrianas de Concepción del Uruguay, Gualeguay y Gualeguaychú. El 10 de octubre, en un paraje conocido como la quinta (o chacra) La Paraguaya, hubo una segunda reunión de vecinos con JOSÉ JULIÁN PÉREZ, representando al Triunvirato en negociaciones con ELÍO, a fin de lograr consenso para la firma de un armisticio y a pesar de no haberlo logrado, el 20 de octubre de 1811, se firmó este Armisticio, ratificado al día siguiente por ELÍO y el 24 por el Triunvirato, pese al rechazo expresado por Artigas y el pueblo oriental. Finalmente, el 23 de octubre, el pueblo oriental se reunió en la Asamblea de San José y resolvió aceptar “exclusivamente por obediencia”,  el acuerdo entre el gobierno porteño y los realistas de Montevideo, pero también mantenerse en armas contra la invasión portuguesa y emigrar del territorio nuevamente controlado por ELÍO. Así se iniciaría el “Éxodo Oriental”, donde un número aproximado de 16.000 personas entre milicianos y civiles marcharon con sus posesiones al norte conducidos por su caudillo JOSÉ GERVASIO DE ARTIGAS.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.