ARMISTICIO DE SAN LORENZO (12/4/1819)

ARMISTICIO DE SAN LORENZO. (También conocido como Tratado de San Lorenzo o Pacto de San Lorenzo). La hostilidad del interior, particularmente del litoral, contra las autoridades de Buenos Aires, se- acrecentó durante el Di­rectorio de Pueyrredón, por lo que éste dispuso ocupar las provincias de Santa Fe y Entre Ríos, gobernadas por los caudillos Estanislao López y Francisco Ramírez., respectivamente Para ello, envió tropas gubernamentales al mando del coronel RAMÓN BALCARCE, quien luego de sufrir los rigores de una guerra de desgaste llevada contra sus tropas, por estos dos caudillos, ocupó Rosario pero pronto, repudiado por el pueblo y acosado por las montoneras, decidió retirarse de la provincia, ordenando quemar la ciudad, antes de hacerlo, a modo de represalia, por la hostilidad con la que había sido recibido. Luego, quizás arrepentido por esta actitud, presentó su renuncia al mando. El curso desfavorable de estos sucesos motivó que Pueyrredón decidiera atacar nuevamente a la provincia de Santa Fe, para lo cual solicitó la cooperación de las tropas de San Martin y le ordenó a Belgrano —que se hallaba en Tucumán— que marchase con su ejército hacia el litoral. El Libertador mantuvo su actitud de no participar en las luchas internas, mientras que Belgrano se trasladó al nuevo escenario de combate. l.as tropas de Buenos Aires fueron puestas a las órdenes de Juan José Viamonte, quien invadió la provincia de Santa Fe, habiendo recibido refuerzos enviados por Belgrano que, siguiendo las órdenes del gobierno, había traído la mayor parte del ejército del Norte para apoyar este intento de pacificación., invadió Viamonte fue nuevamente vencido en “Barrancas” el 10 de marzo de 18919 por las fuerzas de López y debió replegarse hacia Rosario, donde se hallaba el grueso del Ejército del Norte. Enterado el caudillo santafecino del plan preparado por Pueyrredón y ante la posibilidad de que San Martín, reviera su decisión y llevase al litoral su victorioso ejército de Chile, dispuso iniciar negociaciones de paz y para ello mandó sus emisarios a Manuel Belgrano, que se encontraba cerca de Rosario. Pero sin esperar a BELGRANO, VIAMONTE tomó la iniciativa y negoció un armisticio con el gobernador de Santa Fe, que por otra parte necesitaba un respiro antes de que se causaran más daños a su castigada provincia. Fue así que el 5 de de abril de 1819, en el convento de San Carlos Borromeo (en San Lorenzo, al norte de Rosario), VIAMONTE firmó con los representantes de LÓPEZ, un acuerdo provisional conocido como “Armisticio de Rosario”, documento que para que fuera oficial, necesitaba la firma de BELGRANO, el comandante general de la operación. Belgrano, convencido de que la revuelta del litoral era básicamente un levantamiento del pueblo llevado a la acción militar para oponerse a la imposición de un gobierno no deseado, también ansiaba la paz y se mostró dispuesto a aceptar las condiciones contenidas en este armisticio.. Finalmente, el 12 de ese mismo mes, Estanislao LÓPEZ en representación de las fuerzas sublevadas en el interior contra el gobierno de Buenos Aires y el general en jefe del Ejército Auxiliar del Perú (o Ejército del Norte), general MANUEL BELGRANO, representando a Buenos Aires, aprueban y ratifican en la ciudad de Rosario, Santa Fe, el armisticio celebrado siete días antes entre los representantes de los ejércitos de Santa Fe y Buenos Aires, aceptando que las fuerzas nacionales de Buenos Aires salieran de Santa Fe y Entre Ríos y que las tropas de Santa Fe a su vez, se replegaran a su propio territorio. Días más tarde, el Director Supremo PUEYRREDÓN aprobó los términos de este el armisticio y sólo entonces volvió la paz. Una paz que sólo perduró hasta el año siguiente, cuando estallaron nuevas guerras entre los caudillos provinciales.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.