ABORÍGENES FUEGUINOS EN LA CORTE INGLESA

En los años 1826-30 el capitán de la marina real inglesa ROBERT FITZ-ROY (1805-1865), realizando un viaje alrededor del mundo, pasó por las costas de la Patagonia y el Estrecho de Magallanes, al comando de la nave “Beagle”. Recogió entonces y llevó a Inglaterra a cuatro aborígenes fueguinos: dos hombres mayores, un joven y una  jovencita. Uno de los dos mayores murió en Inglaterra, pero los otros tres, al parecer, se fueron adaptando bastante bien y rápido a esa vida que les era tan distinta. Al cambiar de costumbres, adquirieron nuevos nombres y  el hombre decidió llamarse YORK MINSTER; la muchacha, FUEGÍA BASKET y el muchacho que había .sido comprado a sus parientes por un botón, adoptó un nombre alusivo: JEMMY BUTTON.

A pesar de que según los naturalistas, las tribus fueguinas eran las más atrasadas entre todas las tribus de aborígenes, estos tres indígenas no hicieron mal papel en la culta Europa. Aunque colérico y perezoso YORK MINSTER mostró una inteligencia bastante desarrollada. La muchacha era modesta y de facciones regulares y demostró una curiosa facilidad para los idiomas, es así que llegó a expresarse bien en inglés y un poco en español y portugués. JEMMY BUTTON, aunque también colérico, tenía frecuentes accesos de alegría, pero se desempeñaba muy bien en su trato con otras personas.

En 1832 el capitán FITZ-ROY decidió realizar un nuevo viaje hacia América en el “Beagle” y quizás arrepentido de haber arrancado de su ambiente a estos tres indígenas, los embarcó para traerlos de regreso y reintegrarlos a su tribu. En este viaje iba acompañaba por el naturalista CHARLES DARWIN, quien en alguna de sus obras, se refirió a estos tres fueguinos diciendo con respecto a JEMMY: “…..  era pequeño, fuerte y grueso, muy coquetón; llevaba siempre guantes, se hacía cortar el pelo y sufría un gran disgusto cuando se le manchaban las botas, siempre muy bien lustradas. Le gustaba mucho mirarse al espejo. . . “. De los otros dos, no supo nunca nada más.

En 1833, JEMMY BUTTON se reencontró con sus parientes y se reintegró a su tribu. Parece ser que, fiuctuante entre la civilización y la vida natural, le costó mucho entenderse con sus antiguos amigos. Les hablaba en inglés y luego afirmaba, muy contrariado: “No saben nada”. Pero aquí quedó y el “Beagle” siguió  su viaje, dejándolo entre los suyos. Años después, Fitz-Roy regresó a Tierra del Fuego y desde cubierta vio acercarse una canoa con un indígena que iba desnudo y que trataba, apurado, de lavarse la cara para quitarse las huellas de la pintura que tenía. El indígena era JEMMY. Dijo que no sentía frío a pesar de ir desnudo, que se había casado y que tenía bastante de comer, por lo que no quería volver más a Inglaterra. Una vez a bordo se vistió para comer con el capitán, y lo hizo muy correctamente. Se despidió, y mientras el “Beagle” se alejaba, encendió fuego en la costa, como si en esa forma diera su adiós a los británicos.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.