PERÚ SE APRESTA PARA LA DEFENSA DE SU INDEPENDENCIA (04/09/1821)

En la noche de este día, encontrándose el general JOSÉ DE SAN MARTÍN en el Teatro, recibió la noticia de la aproximación del ejército realista que al mando del general JOSÉ DE CANTERAC se dirigía a Lima (Perú) para poner fin a la ocupación que había llevado a cabo el Ejército Libertador, luego de burlar la oposición del general JOSÉ DE LA SERNA.: “Poniéndose de pie en su palco —dice el historiador peruano LUIS ALAYZA Y PAZ SOLDÁN en su obra “El Gran Mariscal José de San Martín” (Lima 1941)—, dirigió la palabra al público. Dijo del peligro en que estábamos de ser atacados, y del placer que le causaba poder irse al fin con las tropas realistas en un encuentro decisivo.” “El efecto de estas palabras —prosigue Alayza y Paz Soldán— fue mágico. Lima estaba impregnada de sentimientos de patriotismo y ardor bélico. La presencia de las esforzadas huestes argentinas había producido un contagio de heroísmo en todo el mundo. Los primeros rayos del sol de la libertad habían despertado las grandes inmanencias del alma peruana… Toda la población como un solo hombre púsose de pie en el arranque guerrero más grande que la Ciudad de los Reyes haya presenciado. Los ancianos, los niños y las mujeres salieron a las murallas a esperar al enemigo, para oponerle la resistencia alocada del heroísmo. Los frailes abandonaron los conventos para recorrer las calles con la cruz en la mano, llamando a los ciudadanos al campo del honor. Hasta los esclavos, los negros esclavos, actuando esta vez por propio ímpetu y sin esperar el látigo acostumbrado, ofrecieron su sangre humilde en aras de la libertad del Pera.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.