14/02/1493

CRISTÓBAL COLÓN enfrenta una tormenta tan severa que le hace temer lo peor para sus naves. Se encomienda a Dios pensando que, “si le había librado a la ida, cuando tenía mayor razón de temer de los trabajos que con los marineros y gente que llevaba, los cuales todos a una voz estaban determinados de se volver, y alzarse contra él (y) el eterno Dios le dio esfuerzo y valor contra todos (…) no debiera temer la dicha tormenta”.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.